Ansiedad y estrés: cómo evitar que afecten a la piel

La forma en la que vivimos nuestro día a día genera todas las cosas positivas y también las negativas en nuestro cuerpo.

Y, dentro de esas negativas, la ansiedad y el estrés son dos factores que debemos tener muy en cuenta. También para nuestra piel.

Siempre que hablamos de consejos para vivir mejor o más relajados aparece aquello de evitar la ansiedad y, sobre todo, el estrés.

Pero vivimos en una época en la que decirle ‘adiós‘ a estas dos palabras es casi imposible.

Eso sí, podemos lidiar con la ansiedad y con el estrés para evitar que nos afecte demasiado porque también castiga a nuestra piel.

También debemos tener en cuenta que la ansiedad es un estado temporal, como el estrés, que son capaces de desaparecer.

Pero, mientras estamos en el camino para que estos dos factores desaparezcan de nuestro día a día, debemos seguir unos consejos para evitar que nuestra piel se vea amenazada.

Por eso, desde nuestro blog de Blue Cap, os acercamos los diferentes consejos para convivir y sobre todo luchar para mantener una dermis fuerte y protegida.

Tengo ansiedad y mi piel lo refleja, ¿qué hago?

Lo primero que en todo caso debemos hacer es aceptar la situación y reconocerla.

estrés y ansiedadSi ignoramos nuestra ansiedad y solapamos nuestro día a día con actividades para no enterarnos de que lo estamos pasando mal, será mucho peor.

Cuanto más invirtamos en nuestro bienestar, aunque sea de forma forzada, más fácil nos será recrearnos en lo bueno y no en lo malo.

La meditación y la relajación son métodos magníficos para disminuir el nerviosismo y si podemos acudir a clases de yoga, en las que nos ayudarán a conectar con nuestro cuerpo, muchísimo mejor.

Una vez hemos conocido algunos consejos para evitar que el estrés y la ansiedad afecten a la piel, debemos dar un paso más.

La siguiente pregunta a la que vamos a buscar respuesta en nuestro blog es cómo afecta el estrés y la ansiedad a la piel. Y en Blue Cap la hemos encontrado.

Estrés, ansiedad y afecciones en la piel: ¿Qué hago para que el estrés no afecte a mi piel?

El estrés y la ansiedad pueden ser eliminados de nuestra vida siguiendo los consejos que os hemos contado anteriormente, pero debemos tener en cuenta que en ese camino, estos factores tienen efectos negativos en la piel.

Como os contamos siempre en nuestro blog, la piel está expuesta prácticamente a todo ya que debemos tener cuidado ante el sol, los cambios de temperatura, la alimentación, la ropa… Y también la ansiedad y el estrés.

Y, como en toda batalla, es importante y necesario conocer al enemigo. Desde nuestro blog os acercamos, como siempre, cómo afectan el estés y la ansiedad a la piel.

Papel y boli, que vamos a desgranar lo que generan estos dos elementos.

¿Cómo se relaciona el estrés con el empeoramiento de la salud cutánea?

Cuando vivimos situaciones de nerviosismo o ansiedad prolongada, nuestro cuerpo produce cortisol y adrenalina, que estimulan a los estrógenos y testosterona, ligadas al bienestar de nuestra piel, hacia un comportamiento anómalo.

¿Cómo mejorar nuestro estado anímico para que nuestra piel no se vea afectada?

✔ Si notamos que tenemos ansiedad o nerviosismo, debemos ‘obligarnos’ a parar al menos durante veinte minutos. Tumbados en una cama o un sofá, con luz tenue, debemos concentrarnos en respirar de forma pausada y visualizar imágenes agradables o situaciones placenteras que nos hayan ocurrido.

✔ Practicar yoga, por ejemplo, es muy eficaz en los cuadros de ansiedad y de estrés. Además, tras unas pocas clases en las que se aprende lo básico, es posible practicarlo en casa con música relajante y una esterilla y convertirlo en una rutina de relax diaria.

✔ Hacer ejercicios aeróbicos también es muy beneficioso, ya que el deporte provoca que nuestro cerebro segregue serotonina y dopamina, responsables directos de nuestra felicidad.

✔ Dormir ocho horas es muy importante si queremos afrontar el día descansados, tranquilos y con energía. Por ello debemos esforzarnos por fomentar hábitos de sueño saludables, así como de alejar todo lo que nos pueda estresar o mantener espabilados en el dormitorio, como la televisión o los smartphones.

Como siempre recordamos desde Blue Cap, una vez notemos algún tipo de problema relacionado o bien con la ansiedad y el estrés o bien con la piel debemos visitar al médico especialista que nos ofrezca un tratamiento específico además de seguir estos consejos.

¡Consulta nuestro blog y descubre estos y otros consejos para tener una piel fuerte y protegida!

consejos para la piel en el blog de Blue Cap

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *