¿Qué es el fotoenvejecimiento?

¿Qué es el fotoenvejecimiento?Como bien sabéis, el verano está cada vez a la vuelta de la esquina. Pese a que estamos viviendo una primavera marcada por los cambios de temperatura, la época estival está ya llamando a la puerta. De hecho, está casi derribándola. Los termómetros cada vez marcan más y más altas las temperaturas y algunos osados ya han sacado las chancletas para pasear por las diferentes ciudades. Pero justo ahora, cuando el sol empieza a ser dominador puro y duro del cielo, es cuando más cuidado hay que tener. Ya en nuestro blog en ‘Blue Cap‘ os hemos dados diferentes consejos para tener la piel preparada para el verano, pero hoy damos un paso más y os acercamos lo que es el fotoenvejecimiento.

Muchos expertos estiman que entre el 80% y el 90% de los motivos de que nuestra dermis envejezca se debe al desgaste que genera la luz solar. Sin ir más lejos, otros expertos consideran que solo con los rayos del sol que recibimos en nuestra vida cotidiana ya contaríamos con la vitamina D necesaria que necesita nuestro cuerpo. Por eso, desde ‘Blue Cap’ siempre recordamos que hay que exponerse al sol en determinadas dosis de tiempo para evitar precisamente ese fotoenvejecimiento de nuestra piel. Y es que los rayos UVA que recibe el cuerpo al estar expuesto al sol van directamente a nuestra fibra elástica de la piel aumentando la salida de las arrugas y que la piel pueda volverse hasta flácida.

Pero, más allá de que nuestra piel pueda verse sorprendida por la aparición de arrugas o por volverse un tanto flácida, el fotoenvejecimiento tiene su verdadera consecuencia en el cáncer de piel. Que la piel envejezca más rápido en este caso se debe por la exposición exagerada al sol. Mucha gente se obsesiona con que su piel tome tonos oscuros a consecuencia de tomar el sol, pero no son conscientes de lo que pueda generar. De hecho, por desgracia muchos llegan hasta tarde a proteger su piel una vez se han expuesto demasiado a los rayos UVA.

Así pues, para evitar el fotoenvejecimiento y todo lo peligroso que ello puede conllevar, lo mejor es elegir de manera progresiva y con pocos minutos el tiempo que decidamos estar recibiendo los rayos del sol. Obviamente, una vez se ha conseguido elegir una estructura, hay que proteger a la piel con diferentes cremas y lociones protectoras del sol con factores acordes a la fuerza de nuestra dermis. Además, para tener la piel ya protegida de todas todas, es importante tener una dieta que incluya alimentos antioxidantes como pueden ser la zanahoria, la uva o el tomate.

¿Te ha resultado útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *