Factores que ponen en riesgo nuestra piel: la Navidad y el estrés postvacacional

Evitar alimentos perjudiciales en NavidadHa pasado ya la Navidad, las fiestas y todo lo que esto conlleva.  Ahora es tiempo de darle un respiro a nuestra piel.

Y decimos esto porque las comilonas, celebraciones y fiestas de Navidad, en las que solemos usar más maquillaje del habitual, son factores que poner en riesgo nuestra piel, como igual lo provoca el estrés postvacacional.
Como hemos comentado en otros artículos, las comidas copiosas, sobre todo si están regadas con alcohol, provocan desequilibrios en la piel y no le permiten absorber bien los nutrientes y los minerales, algo que se refleja en el estado de la dermis.

Al igual que los dulces y los azúcares refinados, que tienen altas cantidades de histaminas, alteran y desmejoran el estado de la piel.

El alcohol, por su parte, inhibe el sistema inmunológico y provoca sequedad y aumenta la intensidad de las lesiones de la piel.

Ahora, tras los días de excesos en la mesa, podemos aprovechar para depurar un poco nuestra alimentación, beber más agua y comer los alimentos que sabemos que a nuestra piel le sientan bien.

Además, las diferentes comidas y encuentros con amigos y familiares suelen ir acompañadas por un vestuario y un maquillaje especial, quizás más cargado que de costumbre, como siempre que tenemos fiesta.

Los dermatólogos advierten que el uso continuo y quizás más excesivo de lo habitual de los cosméticos, puede llevarnos a tener reacciones adversas en la dermis.

Si nuestra piel es delicada debemos prestar especial atención a ciertos detalles del maquillaje, como los que mencionamos a continuación.

¿Somos alérgicos o tenemos intolerancia al producto?

  • Sólo lo sabremos y podremos evitar mayores consecuencias si aplicamos primero un poco del cosmético en una zona pequeña de la piel y esperamos a ver si hay alguna reacción adversa.
  • Hay que controlar las fechas de caducidad de los cosméticos, como incluso de los productos de limpieza facial. En ocasiones no somos conscientes de que estos tienen un tiempo de vigencia, y si queremos comprobarlo, podemos buscar el símbolo de un tarro con la tapa levantada, donde podremos leer cifras como estas: “6M, 12M o 24M”, que simboliza el número de meses que el producto está en buen estado.

¿Dónde y cómo debemos usar el producto?

Si seguimos sus instrucciones o sus indicaciones al pie de la letra, será más fácil que no irritemos la piel. Además, debemos retirarlo como corresponde.

El estrés postvacacional

Estrés postvacacional afecta a la piel

Tras estos días de posible irritación en la piel, es conveniente darle un respiro a nuestra dermis, mantenerla hidratada y evitar excesos de calor, de humedad o de sequedad.

Y es que tras las vacaciones, la vuelta al trabajo, al colegio o a la universidad se hace más dura. Los días de descanso en estas fiestas navideñas, se han acabado y parece que queda un siglo para que vuelvan de nuevo.

Eso sin contar los nuevos proyectos, los propósitos retomados y los retos por comenzar un año nuevo y con ellos la vuelta a la misma rutina. Es normal que los primeros días, luego de celebraciones navideñas, cueste un poco más levantarse de la cama.

El estrés suele ser el protagonista de estos días, porque coger el ritmo de nuevo no es una opción, sino una obligación. Y sabemos de sobra lo que el estrés es capaz de hacer en nuestro cuerpo.

¿Notas la piel un poco más irritada, tirante, reaccionando a este estrés?

Si es así, es que nuestra dermis refleja también los cambios, los esfuerzos y la ansiedad, empeorando su estado y alarmándonos para que intentemos llevar esto de la mejor manera posible.

Las personas que sufren problemas cutáneos saben que el estrés es uno de los agravantes, sobre todo quienes tienen dermatitis atópica. Está demostrado que sus síntomas se agravan en temporadas como ésta.

Científicos suecos y polacos han puesto sobre la mesa que el nivel de picor y de brotes está íntimamente relacionado con el nivel de estrés en la piel, como en esta época de depresión postvacacional.

¿Qué podemos hacer para disminuir el estrés y que no nos afecte tanto?

El estrés postvacacional afecta a la pielMuchas cosas, entre ellas: buscar huecos de ocio para actividades divertidas. Que se hayan terminado las vacaciones navideñas no significa que se hayan acabado esos ratos en los que nos olvidamos un poco del mundo.

Como anochece muy temprano, podemos aprovechar para hacer un poco de ejercicio, caminando por la ciudad a plena luz del día, o algo más sencillo e igual de reconfortante: ¿qué tal quedar con unos amigos para tomar algo? Siempre y cuando no sea alcohol.

Debemos regocijarnos también en las pequeñas cosas del día a día. Quizás se ha acabado la época decembrina, pero vuelven anteriores actividades, como las tardes de cine, los paseos de invierno, los encuentros familiares y disfrutar a los compañeros de trabajo.

Hacer deporte también nos ayuda a relativizar, a despejar la mente y a aprovechar más el día y nuestra piel nos lo agradecerá.

Debemos prestar atención a la alimentación y eliminar de ella lo que sabemos que nos inflama o provoca reacciones.

Y por supuesto hidratarnos de forma profunda y seguir los tratamientos al pie de la letra para que los brotes se disipen lo antes posible y tarden tiempo en aparecer. Sobre todo hay que tener paciencia, porque todo pasa, tanto lo malo como lo bueno.

Te invitamos a actualizarte sobre el cuidado y la salud de la piel en el blog de Blue Cap, en el cual encontrarás amplia información al respecto.

consejos para la piel en el blog de Blue Cap

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *