Cómo preparar la piel para exponerla al sol

Cómo preparar la piel para exponerla al solPor fin llega la primavera y, con ésta, las ganas de ponerse ropa de colores más vivos y ligera, como vestidos, blusas de tirantes, faldas y shorts, pero… ¡oh, sorpresa!… las piernas y los brazos están más pálidos que nunca, debido al largo invierno en que los abrigos, los pantalones y los suéteres, cubrieron nuestro cuerpo durante muchos meses.Sin embargo y aún con piernas y brazos pálidos, es tiempo de ir preparando la piel para exponerla al sol, ante la inminente llegada del verano. Por eso hay que tener conciencia de que nuestra piel es especial y, por lo tanto, requiere mantenimiento.

Así que antes de pensar en las maletas para las vacaciones de verano, hay que pensar en cómo preparar la piel para cuidarla de los rayos ultravioleta.

Y esto se puede conseguir a base de una buena alimentación; de productos adecuados -sean cosméticos o protectores solares– o de ciertos consejos para mantenerla saludable.  Así que aquí compartimos algunos.

Alimentos que ayudan a prevenir el cuidado de la piel ante el sol

La zanahoria y el tomate

Todas aquellas frutas y verduras cuya piel sea roja, amarilla o naranja, alimentan y nutren la piel porque su color indica que son ricas en licopenos y betacarotenos, los cuales son dos tipos de carotenos, que son antioxidantes que permiten rebotar los rayos UV.

Recomendación: En cuanto inicia la primavera, se recomienda tomar al menos tres días a la semana, por las mañanas, zumos de zanahoria con naranja; de tomate solo; de ciruela, e incluso batidos de papaya. Esto es aplicable tanto para niños como mayores.

Las verduras con hojas verdes 

Para que las células de la piel se produzcan y se regeneren, así como se formen proteínas como el colágeno, se recomienda consumir acelgas, col rizada, berro, lechuga, espinacas y rúcula, ya que estas verduras aportan ácido fólico, el cual es importante para las células de nuestra piel.

Recomendación: Entrada la primavera, el organismo acepta comida más fresca, por el cambio de clima, por eso se sugiere incluir todos los días, en la comida o la cena, una ensalada que contenga verduras con hojas verdes.

Alimentos con Vitamina C 

El organismo necesita antioxidantes, así que la vitamina C ayuda a crear colágeno y actúa como antioxidante, al igual que la vitamina E. Ambas se encuentran en una gran variedad de alimentos, como las almendras, el aguacate, el kiwi, las fresas y las naranjas.

Recomendación: Al igual que en invierno solemos tomar zumos de naranja en el desayuno, para que la vitamina C nos ayude a evitar resfriados, lo mismo se recomienda para la primavera o el verano… ¡más zumo de naranja! que funciona como antioxidante en nuestro cuerpo.

El pescado azul

Nadie quiere envejecer y el primer órgano que refleja el envejecimiento es la piel, por eso se recomienda comer aquellos alimentos que contengan Omega 3, que además de ayudar a reducir el colesterol, retrasa el envejecimiento de la piel, dándole elasticiadad e hidratándola.

Recomendación: Se sugiere comer pescado más veces durante la semana. Con el calor, los pescados y mariscos apetecen más que la misma carne de pollo o ternera, por eso hay que incluir en la dieta de primavera más pescado, sea en la comida como en la cena.

Otros consejos

La piel se “duerme” durante al invierno, por estar casi siempre tapada y porque muchas veces no se hidrata bien con cremas o aceites, por eso es que antes de que llegue el verano, se sugiere preparar la piel con exfoliantes de marca o caseros. Esto permitirá acabar con las células muertas y reactivar nuevas.

Se puede preparar un exfoliante casero con azúcar, miel o avena. En un recipiente se coloca una cantidad considerable de los ingredientes mencionados, se mezclan, se aplican de homogénea todo el cuerpo, pero sobre todo en el rostro y los hombros.

Otra sugerencia es dar masaje en el cuerpo con una manopla durante la ducha, ya sea con gel o sin éste. Este ejercicio reactivará la circulación de la sangre y permitirá renovar las células de la piel, la cual respirará más oxígeno con los movimientos.

Como podrás ver, la piel es un órgano delicado de nuestro cuerpo que debemos aprender a cuidarlo, sobre todo de los daños que provoca el sol.

¡Así que date tiempo y empieza a preparar tu piel para el verano!

¿Te ha resultado útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *