Cuidado con la aparición de pecas y lunares

Cuidado con la aparición de pecas y lunaresEl verano es una época del año en el que la piel se debe proteger y cuidar más, ya que exponerla a los intensos rayos del sol no sólo la perjudica, sino que la daña, además de que provoca la aparición de lunares y pecas, tanto en el rostro como en el cuerpo.


Hay a quienes les gusta la presencia de lunares o pecas, pero hay a quienes no. Lo importante es saber que en época estival es necesario usar protectores solares, no sólo para ir a la playa, sino diariamente, con la idea de proteger la piel, dado que exponerla demasiado al sol, hará que surjan lunares o pecas.

¿Pero qué problema tienen las pecas o lunares, si se ven bonitos?

Pueden generar un melanoma, que es el cáncer de piel considerado con más peligrosidad. Por eso se insiste tanto en cuidar la piel de los rayos del sol, aunque cuando surgen lunares y pecas, hay que revisarlos con constancia para ver la apariencia que tienen, y si se observa un aspecto diferente, es posible que se trate de una enfermedad, ante lo cual se debe acudir al médico inmediatamente.

Lunares contra pecas

No son lo mismo, ya que un lunar tiende a aparecer en el cuerpo de la persona desde su nacimiento, o bien puede surgir en la pubertad; todo debido a un exceso de malanina. Esto no significa que sea malo, a menos que el lugar registre cambio de color y forma y que cause sangre, picor o tenga volumen.

En cambio la peca es acumulación de pigmento en la piel, pero sin volumen, como sí en cambio lo tiene el lunar.

Respecto a las pecas, es importante saber que estas pueden aparecer a corta edad o por herencia, pero cierto es que también las provoca el exceso de exposición al sol, sin haber tomado precauciones previas

Otra diferencia entre peca y lunar, es que la primera es una acumulación de pigmento sobre la piel, pero sin relieve, y la segunda sí tiene volumen.

Según estudios médicos las pecas también aparecen por el uso de anticonceptivos orales, durante el embarazo o por cambios hormonales.

Suelen aparecer sobre todo en el rostro, en mejillas o nariz, así como en los hombres, los brazos, la espalda, el escote y durante el embarazo.

¿Puede un lunar o peca tener una lesión cancerígena?

Sí puede tenerla. A nivel de medicina, se conoce y se aplica la “regla del ABCD” (asimetría, borde, color, diámetro), que son parámetros a observar cuando aparecen pecas o lunares, las cuales pueden presentar los siguientes síntomas:

Asimetría: Regularmente los lunares son redondos y simétricos, pero sí se da el caso de que aparece en la piel un lunar que es asimétrico y su forma no es redonda, entonces se debe acudir al especialista.

Borde: Si el borde del lunar es irregular y registra picos, no es un lunar normal ante lo cual habrá que ir al dermatólogo.

Color: El color que puede tener un lunar, también puede ser una señal de si se trata de algo maligno o benigno. Los benignos presentan un color claro, oscuro o marrón, pero son homogéneos. En cambio los malignos presentan tonos diferentes como negros, marrones o rojizos.

Diámetro: Los lunares tienden a medir menos de 6 milímetros, pero si miden más, también se debe consultar al especialista.

Revisión de la piel durante y después del verano

¿Cómo revisar la piel de lesiones cancerígenas?

A fin de prevenir lesiones cancerígenas, es necesario revisar la piel durante y después del verano, concretamente cuando se tienen pecas y lunares, que antes no existían en el cuerpo.

Si se detectan imperfecciones en lunares y pecas, desde la textura, color, tamaño y los malestares que puedan causar, es necesario entonces consultar al especialista en la piel.

Previo a la consulta, en casa hay que hacerse la siguiente revisión:

Checar toda la piel del cuerpo frente a un espejo grande, ante el cual hay que pararse para buscar signos de manchas parecidas a lunares y pecas, ya sea en el rostro como en el cuerpo completo. Esto se hace tanto de frente como de espaldas y en los laterales.

Otras partes que se deben revisar son la cabeza y el cuello con la ayuda del espejo. En el cuello se debe pasar el espejo para para ver si hay manchas, mientras que en la cabeza se deben separar mechones, por si acaso hubiese signos raros.

Además del cuerpo, cabeza y cuello, se deben supervisar otras zonas como antibrazos, brazos, axilas, pies, uñas, manos, glúteos, además, por extraño que parezca, la zona vaginal, que también puede registrar lunares.

En resumen. Cuidar la piel es tema serio y responsabilidad de cada persona, ya que hoy en día los rayos del sol son tan intensos que, además de dañar la piel, provoca lesiones cancerígenas. Así que hay que el verano hay que tomárselo con alegría y diversión, pero también con responsabilidad; todo en bien de la salud.

¿Te ha resultado útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *