Mitos sobre la piel

mitos sobre la pielSi ya hemos hablado sobre algunas curiosidades sobre la piel, el órgano más extenso de nuestro cuerpo, podemos intentar ahora desterrar algunos mitos que tiene aparejado y que quizás nos hayan hecho adoptar ciertos hábitos erróneos en el pasado.

Como por ejemplo, las cremas de belleza que se anuncian en televisión y en revistas cada día, ¿realmente tienen algún efecto? En realidad no del todo. Muchas prometen eliminar arrugas, pero nada más lejos de ello.

Las cremas que venden como mucho pueden hidratar, mejorar el estado de irritación de la piel disminuir rojeces o prevenir la aparición de manchas.

Otro de los mitos que más proliferan es que el chocolate y los dulces provocan la aparición de granitos o de acné. No hay una relación directa entre los dulces y los granos, tan solo en ciertas personas. Lo que sí que es cierto es que las comidas con grasas y los dulces pueden tener un efecto inflamatorio en la piel. En cualquier caso siempre es mejor dejar los dulces de lado.

Cada vez se puede leer en más revistas y publicaciones lo peligroso que es el sol. Y esto es una verdad pero solo a medias. Prescindir de tomar el sol es casi tan peligroso como tomarlo en exceso, por ello el veneno está en la dosis.

Usando una protección solar adecuada y exponiéndose a los rayos del sol a las horas en las que menos perjudicial es podemos disfrutar de sus beneficios para los huesos y para nuestra piel.

Eso sí, lo que es un gran mito es que acudir a centros de belleza para broncearnos no es perjudicial. Tomar rayos uva puede ser tal peligroso o más que exponerse de forma excesiva al sol y está comprobado que aumenta las probabilidades de sufrir un cáncer de piel.

Muchas personas están convencidas de que si se afeitan usando una cuchilla, terminarán teniendo cada vez más vello. Y nada más lejos de lo contrario. Puede parecer que tenemos un vello más grueso porque al rasurarlo, exponemos la parte más gruesa del mismo.

También es un gran mito el uso de cosméticos y productos naturales. Hay quien cree que el origen natural lo convierte en inocuo e inofensivo y la verdad es que no tiene por qué ser así. Hay muchas plantas que contienen elementos que pueden darnos alergia o irritarnos tanto o más que un producto comprado en un supermercado.

Lo que convierte a un producto en menos probable de ser alérgico o irritante es que sea más sencillo en su composición. También tiene mucho que ver nuestra piel y qué productos la hacen reaccionar.

Y por último, otro de los mitos que más hemos escuchado. Hay muchas personas que creen que sudar es muy bueno y esta es una verdad a medias. Sí, el sudor tiene efecto transpirador y purificador de la piel y es necesario que así sea.

Pero el sudor también puede irritar mucho la piel, por lo que si notamos que tenemos calor en exceso también es conveniente darnos una ducha e intentar refrescarnos, además de hidratar la piel, para no irritarla.

¿Conoces algún mito más sobre la piel?

 

Mitos sobre la piel
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *