Artritis psoriásica: Consejos para convivir con esta enfermedad

artritis psoriasica consejos vivirLa artritis psoriásica es una enfermedad que cursa con inflamación crónica de las articulaciones. Se considera una de las formas severas de la psoriasis, una enfermedad autoinmune que se desarrolla de formas muy diferentes según quien la padezca.

Un 56% de las personas con formas severas de psoriasis pueden tener artritis psoriásica, mientras que se manifiesta en un 15% de los casos de psoriasis normal.

Quienes tienen artritis psoriásica sienten dolor en las articulaciones e inflamación, con diferente intensidad, en muchas partes del cuerpo como en rodillas, manos, dedos, columna, talones, codos…

Una de las cosas a tener en cuenta para que la vida de la persona con artritis psoriásica sea lo mejor posible es que haya un diagnóstico precoz.  Es posible que el dolor articular surja antes que la afección cutánea o quizás las marcas o las placas son muy pequeñas y casi imperceptibles.

Por ello, ante cualquier pequeño detalle que nos haga preocuparnos, es interesante ir al médico, ya que puede detectar la artritis pronto y así evitar complicaciones o alguna secuela complicada.

Esta dolencia puede afectar y mucho la vida del paciente. Tanto es así que hay personas que pueden llegar a tener ansiedad, estrés, depresión y aislamiento social, además de no tener ganas de hacer actividades al aire libre.

Por ello, es importante extremar los cuidados para intentar estar lo mejor posible y así evitar que afecte tanto a nivel psicológico. Es clave practicar deporte con ejercicios suaves y poco bruscos.

Alternando la actividad con el reposo, ayudaremos a evitar la atrofia y a que nuestros músculos estén sanos. Para saber qué ejercicios podemos hacer y cómo practicarlos es muy recomendable pedir ayuda a un fisioterapeuta.

Si queremos notar mejorías, debemos ser disciplinados e intentar seguir las directrices al milímetro. Normalmente tendremos que hacer contracciones musculares sin inmovilizaciones en las zonas en las que tengamos dolor. En el resto, podremos hacer ejercicio de forma más activa.

Como en cualquier enfermedad, siempre es mejor no beber alcohol y mantenernos alejados del tabaco. Y si hacemos un esfuerzo por mantenernos en nuestro peso ideal, estaremos prestándole una ayuda extra a nuestro cuerpo para que se mantenga sano.  Debemos intentar tener una dieta equilibrada en la que primen los vegetales y consumamos pocas proteínas y grasas de origen animal, así evitamos ciertos componentes de estos alimentos que pueden inflamar articulaciones y piel.

 

¿Te ha resultado útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *