Artritis psoriásica: Qué es y cómo se trata

artritis psoriasicaLa psoriasis es una enfermedad cutánea que puede desarrollarse de formas muy diferentes. En ocasiones, en sus formas más severas, puede provocar una serie de complicaciones serias entre las que se encuentra la artritis psoriásica.

Se trata de una enfermedad autoinmune que puede sufrir hasta un 56% de las personas que tienen psoriasis severa. Entre las personas que tienen psoriasis en cualquiera de sus formas, puede llevar a manifestarse en un 15% de los pacientes.

Las personas que desarrollan artritis psoriásica tienen un sistema inmune que ataca las articulaciones y las inflama. Según la persona, se inflama una zona u otra y con diferente intensidad, además de que el lugar de los brotes puede también cambiar según el momento.

Pueden verse afectadas las rodillas, las manos, los dedos, las uñas, la columna, en la unión de tendones y ligamentos, en el talón, en los codos

¿Cuál es la causa de la artritis psoriásica?

Igual que en el caso de la psoriasis, no se conoce la causa de la artritis psoriásica, aunque se cree que la genética juega un papel fundamental puesto que un 40% de las personas que la padecen tienen algún miembro de la familia con psoriasis.

¿Quién es más susceptible a desarrollar artritis psoriásica?

Las personas que padecen artritis psoriásica suelen tener entre treinta y cincuenta años, aunque también puede desarrollarse en la infancia y se desarrolla de igual manera entre hombres y mujeres.

¿Cómo se diagnostica la artritis psoriásica?

La artritis es fácil de detectar a través de la inflamación y el dolor en las articulaciones, así como ciertos cambios en el aspecto de los dedos y las uñas. También cabe la posibilidad de hacer radiografías para ver el daño de las articulaciones.

Para diferenciar este tipo de artritis de otras dolencias similares, como gota o artritis reumatoidea, se realiza un análisis de sangre o una biopsia cutánea.

¿Cómo se trata la artritis psoriásica?

El tratamiento para la artritis psoriásica varía según la persona que la padezca, el dolor y las articulaciones dañadas. En ocasiones la medicación puede suministrarse solo cuando se padece dolor y suspenderse cando desaparece.

Es posible que quienes tienen artritis psoriásica pueden tener también anemia y fatiga asociadas a esta enfermedad, así como cambios de humor, hipertensión, colesterol, diabetes u obesidad.

Para poder ayudar al cuerpo a que lleve mejor esta enfermedad, es conveniente que el paciente cuide su peso, haga deporte adaptado a sus condiciones, como por ejemplo caminar o nadar.

Artritis psoriásica: Qué es y cómo se trata
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *