lalahttp:blue-cap.esproblema-piel

Algunos Testimonios

Psoriasis


La psoriasis es una enfermedad de la piel caracterizada por una aceleración de la renovación de las células predominantes de la epidermis, llamadas queratinocitos, que puede ir asociada a una inflamación. Lo que denominamos hiperproliferación anormal de los queratinocitos. Por esta razón ocasionalmente se pueden formar placas rojizas de las cuales se desprenden escamas blanquecinas o plateadas conformadas por células muertas, que pueden causar dolor y/o picor. Es frecuente que las placas estén rodeadas de bacterias saprofitas y hongos responsables del incremento de la respuesta inflamatoria y del picor. En condiciones normales, la piel se renueva cada 28 días en tanto que en el paciente con psoriasis, el fenómeno acontece cada 4 días. Esta afección tiende a afectar al 3% de la población y que además surge entre los 15 y los 35 años de edad, aunque también puede afectar a niños, así como a personas mayores. Aquí podrás encontrar todo lo relacionado sobre esta afección, sus causas, diagnostico y tratamiento, hasta su manifestación en cada época del año. También, podrás conocer todas sus manifestaciones, como mejorar la calidad de vida y como avanza esta enfermedad con el paso del tiempo. [toc]

¿Qué es la psoriasis?

Es una enfermedad inflamatoria de la piel provocada por un intercambio celular demasiado rápido que acumula células en la capa más externa de la piel, formando placas de escamas blanquecinas que se desprenden. La inflamación y el enrojecimiento alrededor de las escamas desarrollan parches gruesos y rojos, y en ocasiones, se agrietan y sangran. La psoriasis es el resultado de un proceso acelerado de la producción de la piel, las células crecen rápidamente y se elevan de la propia superficie de la dermis. Dependiendo del paciente y de cada caso, la psoriasis puede ocurrir en sólo unos días. Esos parches, eccemas, se desarrollan en las articulaciones, codos y las rodillas. Pero pueden desarrollarse en otras partes, incluyendo manos, pies, cuello, cuero cabelludo y cara. Los tipos de psoriasis menos comunes afectan a las uñas, la boca y la zona del alrededor de los genitales.

¿Cómo surge?

Nuestra piel a veces nos juega malas pasadas, tiende a reaccionar ante diversas situaciones como por el clima, la comida, el estrés y hasta por los medicamentos que estamos tomando de una manera muy distinta a la que estamos acostumbrados. En ocasiones no sabemos hasta qué punto esas reacciones son normales por los cambios de nuestros hábitos o si debemos preocuparnos y acudir al médico para consultarle si tendría que hacernos un examen. Cuidado con todas las informaciones y creencias vertidas sobre esta afección, siempre es importante consultar con un especialista. Los linfocitos T, presentes en las células de la sangre, ayudan a proteger nuestro cuerpo de infecciones y otras enfermedades. Las personas con psoriasis provocan que los linfocitos T se activen de forma incorrecta, haciendo que se dilaten los vasos sanguíneos de la piel y que proliferen las células de la epidermis. Lo habitual es que el intercambio celular se produzca cada treinta días, pero en una persona con psoriasis este intercambio se produce en cuatro días, haciendo que se acumulen las células en la capa córnea y creando capas de escamas blanquecinas que se descaman con facilidad. La psoriasis se agrava por cualquier lesión en la piel, aunque también puede verse afectada por una medicación agresiva (litio, glucocorticoides sistémicos, antimalariales, interferones, gemfibrozil, imiquimod, bloqueadores de receptor beta y antiinflamatorios no esteroidales), una infección (faringitis por estreptococo), la obesidad, el estrés, los climas fríos, la escasa exposición al sol, la fricción con la piel, el consumo de alcohol y la depresión.

Síntomas

Las manifestaciones o síntomas de la psoriasis difieren dependiendo de la persona y del tipo de psoriasis que padezca. Las áreas afectadas pueden ser tan pequeñas como cubrir la mayor parte del cuerpo, dependiendo de los casos. Los síntomas más comunes de la psoriasis incluyen:
  • Zonas con picazón, ardor o dolor.
  • Articulaciones inflamadas y dolorosas.
  • Manchas rojizas con escamas blancas que se desprenden de la piel o se inflaman.
  • Zonas de piel seca y agrietada que pueden llegar a sangrar.
Pero no todas las personas experimentan todos estos síntomas. Puede ser que muchas personas experimenten síntomas totalmente diferentes si tienen un tipo de psoriasis menos común. Pero los síntomas pueden ir desde la espalda hasta la cara. La mayoría de las personas con este tipo de afección pasan por ciclos, es decir, procesos a diferentes escalas con diferentes síntomas. Puede que la afección produzca en pocos días uno síntomas graves y luego los síntomas desaparezcan o sean casi imperceptibles, y tras unas semanas vuelven a manifestarse. Si no se tienen signos activos de la afección, puede que se encuentre en fase de remisión, pero no quiere decir que no regrese, el indicativo es que no por ahora no tiene síntomas.

¿Es contagiosa?

Es importante aclarar que la psoriasis no es una patología contagiosa ni hereditaria, aunque sí hay una predisposición genética a padecerla. A pesar de esto, debe haber unos factores desencadenantes para que se desarrolle y sobre todo para saber reconocer la psoriasis.

Causas

La psoriasis es una enfermedad autoinmune, las condiciones del sistema inmune son el resultado del ataque del cuerpo a sí mismo. En el caso de esta afección, los glóbulos blancos conocidos como células T atacan por error las células de la piel. De forma natural, los glóbulos blancos se despliegan para atacar y destruir las bacterias invasoras y combatir las posibles enfermedades. Ese ataque producido de forma errónea hace que la piel se acelere y que se desarrollen demasiado rápido y son empujados a la superficie de la piel, donde se apilan. Los ataques a las células a la dermis también provocan áreas rojas e inflamadas o placas que se asocian comúnmente con la psoriasis. También puede ser un factor genético la causa de la psoriasis, algunas personas heredan genes que son más propensos a sufrir este tipo de afección. Sin embargo, el porcentaje a tener una predisposición es muy pequeño, aproximadamente del 2 al 3 por ciento de las personas con el gen desarrollan la afección, según la National Psoriasis Fundation (NPF).

Factores de riesgo 

Cuando se habla de factores de riesgo de la psoriasis se refieren a desencadenantes que propician la aparición de esta enfermedad que son: el estrés, el alcohol y otros. Estos desencadenantes no significan el comienzo de la afección pero pueden hacer que reaparezcan nuevos episodios y hay que saber que no son los mismos para todos. Los factores de riesgo o desencadenantes más comunes para la psoriasis son:
  • El estrés emocional. Un estrés continuado puede desencadenar en un brote. Si se aprende a controlar o reducir el estrés, posiblemente, puede prevenir los brotes.
  • El alcohol. El consumo de bebidas alcohólicas en exceso también puede desencadenar brotes de psoriasis y si se hace con mucha frecuencia pueden llegar a ser más persistentes. Reducir el consumo de alcohol es una medida muy inteligente para la piel.
  • Lesiones. Un accidente, corte o simplemente una rozadura o raspadura pueden ser motivo de aparición de un brote. E incluso las vacunas o quemaduras solares también son un desencadenante.
  • MedicamentoS. Algunos medicamentos se consideran agentes propicios para la aparición de la psoriasis. Estos medicamentos incluye: litio, medicamentos antipalúdico y medicamentos para la presión alta.
》La psoriasis en las relaciones íntimas La psoriasis puede, a lo largo de un brote, llegar a afectar a las relaciones íntimas de una pareja, y sin embargo, no se suele hablar de ello de forma habitual. De hecho, se calcula que la psoriasis puede provocar problemas en las relaciones sexuales de casi la mitad de los pacientes. Problemas que pueden ir desde la baja autoestima hasta el dolor o fatiga provocados por la artritis psoriásica. Obtenga más información sobre la influencia de la psoriasis a las relaciones íntimas.

Tipos

La psoriasis no es una enfermedad que tenga una sola manera de manifestarse o unos síntomas fijos para todo el mundo. Según la persona, podemos encontrar tipos diferentes de psoriasis, aunque hay algunos tipos característicos que pueden presentarse de forma conjunta o separada. Hay cinco tipos de psoriasis según su manifestación:Psoriasis en placas. Se forman placas en distintas partes del cuerpo con escamas que se agrietan y desprenden. Suele causar dolor y picor. Es sin duda la manifestación más frecuente de esta patología cutánea y corresponde a un 80% de los casos. Lo más habitual es que estas placas sean escamas plateadas que se presenten en rodillas, codos y sacro, aunque también pueden manifestarse en cualquier otra parte del cuerpo. Obtén información sobre el fenómeno Koebner, descubre de qué se trata y su relación la psoriasis. Psoriasis guttata. Se forma comúnmente durante la infancia y se da a través de pequeñas manchas rosadas y aparece en el torso, los brazos y las piernas.  Aunque en ocasiones puede derivar en psoriasis en placas, puede desaparecer de forma momentánea o reaparecer si se tiene alguna afección en faringe o amígdalas, como por ejemplo anginas. 》Psoriasis pustular generalizada. Es otro de los tipos de psoriasis menos frecuentes y se manifiesta con áreas de la piel enrojecidas y con pústulas, que cuando se secan aparecen de nuevo. La psoriasis pustulosa es más común en adultos. Causa ampollas blancas llenas de pus y amplias áreas de piel roja e inflamada, tanto de forma localizada (de forma habitual en las plantas de los pies y las palmas de las manos) y de forma generalizada, que suele tener un carácter más grave. 》Psoriasis inversa o en pliegues. Afecta a zonas con pliegues como las ingles, la parte trasera de las rodillas, bajo el pecho o en las axilas. Suelen aparecer rojeces e inflamaciones, pero no placas y les afecta sobre todo a personas con sobrepeso. 》Psoriasis eritrodérmica. Es uno de los tipos de psoriasis menos habituales y suele enrojecer la piel de forma grave. Las lesiones se reparten por toda la superficie, están calientes, se descaman con facilidad y en ocasiones, hace falta que la persona ingrese en un hospital para ser tratada.

Otro tipo de psoriasis según su manifestación son:

▶ Psoriasis en gotas. Se manifiesta a través de pequeñas lesiones salpicadas por todo el cuerpo, sobre todo en el tronco y en las extremidades. Su tamaño es más pequeño que en la psoriasis en placas y es más habitual entre pacientes de menor edad. ▶ Acropustulosis. Las lesiones están en los dedos, los pies y en ocasiones, en la cara. Puede producir lesiones muy dolorosas y deformantes, tanto de las uñas como de los huesos de la cara en sus manifestaciones más graves. ▶ Artritis sistémica. Afecta a varias articulaciones del cuerpo, sobre todo en manos, pies, columna lumbar, rodillas y muñecas, con rojez, hinchazón y dolor. Si no se trata puede provocar daños irreversibles en las mismas.

Tipos de psoriasis según su gravedad

▶ Psoriasis leve. Solo cubre un 2% del cuerpo, en rodillas, codos, cuero cabelludo, manos o pies y se trata con cremas o champús. ▶ Psoriasis moderada. Afecta hasta a un 10% del cuerpo, en extremidades, tronco y cuero cabelludo. Se trata con productos por vía tópica, fototerapia y en ocasiones con pastillas. ▶ Psoriasis grave. Más del 10% del cuerpo afectado por psoriasis, por lo que es necesaria la fototerapia y medicación según el tipo de placas.

Tipos de psoriasis menos conocidas

》Psoriasis ungueal

La psoriasis ungueal es una afección bastante compleja de diagnosticar porque en ocasiones se puede llegar a confundir con onicomicosis u hongos, y la psoriasis ungueal es una patología completamente diferente. Es uno de los subtipos de esta afección que se desarrolla en las uñas de las manos la mayor parte de las ocasiones, aunque también puede aparecer en los pies. Entre los factores más comunes está tener algún tipo de traumatismo en las uñas, así como otras causas comunes con la psoriasis: el estrés, reacciones a medicamentos e incluso hongos. Este tipo de psoriasis la desarrollan pacientes que ya tienen algún tipo de psoriasis en un estadio más grave, sobre todo aquellos casos con artritis psoriásica. Las lesiones en las uñas surgen por una producción excesiva de queratinocitos, que trastorna el crecimiento habitual de las uñas. Estas son frágiles, laminadas y se decoloran en el interior. Suelen aparecer placas en toda la uña o de forma aislada en la base o en la matriz y solo en un dedo o en varios, con distinta intensidad.

》Artritis psoriásica

La artritis psoriásica es una enfermedad autoinmune que puede sufrir hasta un 56% de las personas que tienen psoriasis severa. Entre las personas que tienen psoriasis en cualquiera de sus formas, puede llevar a manifestarse en un 15% de los pacientes. Los pacientes con artritis psoriásica tienen un sistema inmune que ataca las articulaciones y las inflama. Pueden verse afectadas las rodillas, la cara, las palmas de las manos, los dedos de las manos, las plantas de los pies, las uñas, el cuero cabelludo, la espalda, en la unión de tendones y ligamentos, en el talón, en los codos, etc. Encuentra aquí toda la información sobre la artritis psoriásica y algunos consejos para convivir con ella. 

Diagnóstico

Los síntomas de esta afección pueden provocar dolor tanto en mujeres como hombres como: dolencias cardíacas, hipertensión, migraña o dislipidemia. Por eso, es muy importante realizar pruebas o exámenes para diagnosticar la psoriasis. Este diagnóstico se puede dar en dos formatos:

》Examen físico 

La mayoría de los profesionales pueden realizar un diagnóstico simplemente con examen físico, ya que los síntomas de la psoriasis suelen ser evidentes y fáciles de distinguir de otro tipo de afecciones. Es importante que durante el examen, se asegure de mostrarle todas las áreas de preocupación y de darle toda la información necesaria.

》Biopsia 

Si los síntomas son claros o su médico desea confirmar sus sospechas, podrá tomar una pequeña muestra de la piel. A este proceso se lo conoce como biopsia. La muestra de piel se enviará a un laboratorio, donde se examinará para detectar qué tipo de psoriasis padece. También puede descartar otro tipo de afecciones o trastornos. ¿Por qué es importante realizarse alguno de estos procesos? Porque si no se siguen, las complicaciones de la afección pueden ser muy dolorosas.

Tratamiento

En la actualidad los pacientes de psoriasis pueden tener acceso a una gran variedad de tratamientos distintos. Aún así lo mejor, siempre, es ser lo más sincero y abierto posible con el profesional, informándole siempre sobre como está. La psoriasis no tiene cura, y la función de los tratamientos tiene como objeto reducir la inflamación y las escamas, retrasar el crecimiento de las células de la piel y eliminar las placas, todo para mejorar la calidad de vida. Los tratamientos de la psoriasis se dividen en tres categorías:

》Tratamientos tópicos

Los tratamientos tópicos hacen referencia a las cremas, pomadas, lociones, etc. de uso diario. Productos que aplicados directamente sobre la piel pueden ser útiles para reducir la psoriasis de leve a moderada. Los tratamientos tópicos para la psoriasis incluyen: corticosteroides tópicos, retinoides tópicos, antralina, análogos de vitamina D, ácido salicílico, hidratante, etc.

》Medicamentos sistémicos

La aplicación de medicamentos sistemáticos incluye a las personas con psoriasis moderada a severa, o para aquellas que no han respondido bien a otros tipos de tratamientos. En estos casos, puede ser que necesiten el uso de medicamentos orales o inyectados. En este caso, los médicos generalmente los recetan por períodos cortos de tiempo. ¿Qué incluyen estos medicamentos?
  • Productos biológicos. Esta clase de medicamentos altera su sistema inmunitario y evita las interacciones entre su sistema inmunitario y las vías inflamatorias. Estos medicamentos se inyectan o administran por infusión intravenosa.
  • Retinoides. Los retinoides reducen la producción de células de la piel. Una vez deje de usarlos, es probable que los síntomas de la psoriasis vuelvan a aparecer. Los efectos secundarios incluyen pérdida de cabello e inflamación de los labios. No deben tomar este tipo de medicamentos las personas que están embarazadas o pueden quedar embarazadas dentro de los próximos tres años.
  • Ciclosporina. La ciclosporina previene la respuesta del sistema inmune, es decir, tiene un sistema inmunitario debilitado, por lo que puede enfermarse más fácilmente. Los efectos secundarios incluyen problemas renales y presión arterial alta.
  • Metotrexato. Al igual que la ciclosporina, el metotrexato suprime el sistema inmunitario. Puede causar menos efectos secundarios cuando se usa en dosis bajas. Puede causar efectos secundarios graves a largo plazo. Los efectos secundarios graves incluyen daño hepático y producción reducida de glóbulos rojos y blancos.

》Fototerapia o terapia de luz

El sol, tomado en su justa medida, es buena para aplacar la psoriasis. Hay quien aparte de tomar el sol acude a terapias de luz ultravioleta artificial o una combinación de luz ultravioleta y medicación, la fotoquimioterapia. La luz del sol mata los glóbulos blancos hiperactivos que están atacando las células sanas de la piel y causando el rápido crecimiento de las células. La mayoría de las personas con un tipo de psoriasis moderada e incluso la severa se beneficiarán de una combinación de tratamientos. Este tipo de terapia es una de las más utilizadas para paliar los síntomas de la psoriasis. Cada tipo de psoriasis tiene un tratamiento distinto, pero lo importante es conocer de forma profunda la dolencia y seguir al pie de la letra los consejos e indicaciones del médico. Un uso inadecuado de los medicamentos, así como la exposición al sol o la fricción de las placas, puede desencadenar más crisis innecesarias. Un diagnóstico y un temprano tratamiento para la psoriasis,  puede evitar un impacto físico y psicológico fuerte, por lo que hay que ir al médico en el momento que se sospeche que puede estar desarrollando psoriasis. Ahora, en ocasiones notamos que nuestro tratamiento no funciona bien, ¿qué señales me indican que debería de cambiar mi tratamiento para la psoriasis? Consúltalo.

La psoriasis según la época del año

Ocurre con la mayoría de enfermedades de la piel, el tiempo y el clima influyen de una manera positiva o negativa, dependiendo de la afección. Para evitar cualquier empeoramiento, desde Acción Psoriasis proponen una serie de medidas para adoptar durante todas las épocas del año. Lo más importante, es que hay hidratar la piel tanto por dentro, con agua, como por fuera, con cremas. Obtén información sobre cómo proteger la piel con psoriasis en verano, uno de los puntos más importantes es utilizar protección solar  y descubre los beneficios de agua salada para este tipo de afección. Es recomendable mantener la humedad del ambiente con humidificadores y no exponer la piel al sol o a fuentes directas de calor. También es importante utilizar geles libres de jabón y evitar aplicar perfumes directamente en la piel. Descubre los beneficios de la primavera para la psoriasis. Lo mismo ocurre con el excesivo frío, es recomendable utilizar piezas de ropa amplias y de fibras naturales. E igual de importante vigilar el peso, conseguir una buena alimentación y evitar los malos hábitos. Vivir con psoriasis en otoño.

La psoriasis en los niños

Los padres deben ser los primeros en hacer un esfuerzo por informarse bien y acudir a un médico para conocer el diagnóstico. De esa forma sabrán que la psoriasis es algo bastante común y podrán transmitirlo a su hijo de la mejor forma. Te dejamos aquí unos pequeños consejos para el tratamiento de la psoriasis en los niños.

Alimentación y estilo de vida

La psoriasis es una enfermedad que afecta no sólo a la piel sino también a la vida diaria. De hecho, el factor emocional es clave en este tipo de dolencias, ya que algunos afectados prefieren no comentarlo por miedo al rechazo de las personas, el cual es por desconocimiento. Es verdad que los alimentos no pueden curar ni tratar la psoriasis, pero si se come de una forma más saludable podría reducir sus síntomas. Estos cinco cambios en el estilo de vida podría aliviar sus síntomas: ▶ Perder peso. La psoriasis tiene mucho que ver con nuestro ritmo de vida, la manera que tenemos de comer y cómo nos afecta el estrés y la ansiedad. En muchas ocasiones creemos que no, pero nuestra piel es un fiel reflejo de nuestro interior. El caso del sobrepeso y obesidad es un buen ejemplo. Hay muchos estudios que aseguran que las personas con problemas de peso o que incluso aquellas que rozan la obesidad tienen mayor riesgo de padecer psoriasis o que en el caso de sufrirla, puede tener efectos más severos que en una persona con peso más controlado. Por ello, perder peso puede reducir la gravedad de la afección o que los tratamientos sean más efectivos. Dieta sana. Otra medida importante que se puede realizar, es reducir el consumo de grasas saturadas. Estas se encuentran, principalmente, en productos animales como carnes y lácteos. Aumente su consumo de proteínas magras que contienen ácidos grasos omega-3, como el salmón y las sardinas. Y en las fuentes vegetales de omega-3 que incluyen nueces, semillas de lino y soja. ▶ Evita estos alimentos desencadenantes. La psoriasis causa inflamación y ciertos alimentos también la causan. Evitar algunos alimentos podría mejorar los síntomas. Estos alimentos son: carne roja, azúcar refinado, alimentos procesados y productos lácteos, ▶ Beber menos alcohol. El consumo de alcohol puede aumentar los riesgos de un brote. Reducir o abandonar por completo este tipo de bebida es ,muy aconsejable. ▶ Considera tomar vitaminas. Algunos médicos recomiendan una dieta rica en vitaminas en forma de píldora. Es importante que antes de ello, su médico le autorice a consumir este tipo de suplementos.

Otros factores que pueden ayudar a la psoriasis

▶ Practicar deporte La práctica de cualquier tipo de deporte con psoriasis nos ayuda a estar activos, a poner en marcha nuestro cuerpo y, en muchas ocasiones, a dejar atrás el estrés del día a día. Antes de empezar con la práctica de cualquier deporte, hay que saber que si sufrimos de estas enfermedades es aconsejable realizar deporte al aire libre para que la humedad no nos afecte tanto. Así evitaremos sudar de manera extrema, algo que tampoco nos ayudará. Uno de los deportes que más ayudan a las personas con psoriasis es el yoga, ya que se trata de un práctica relativamente tranquila sin una agresividad o esfuerzo físicos considerable. Encuentra los beneficios de la práctica del deporte con personas con psoriasis. ▶ Vivir con psoriasis El impacto de la psoriasis es tan fuerte en una persona que no resulta fácil aceptar esta enfermedad crónica y delicada. La vida con psoriasis puede ser un desafío, pero con el enfoque correcto, puede reducir los brotes y vivir de forma saludable y plena. Como cualquier enfermedad, la psoriasis también tiene un proceso de aceptación. Estas tres áreas le ayudarán a hacer frente a corto y largo plazo: una dieta saludable, controlar el estrés y una buena salud emocional. Uno de los puntos más importantes es la autoestima y se puede mejorar con pequeños pasos. Obtén la información de como potenciar la salud emocional. Muchos de los rostros conocidos del mundo padecen de psoriasis, y pueden llegar a servir como bálsamo o ejemplo, ya que es una enfermedad que afecta a un gran número de personas. Si te interesa conocer más sobre la psoriasis, síntomas, causas, tipos y tratamiento o consejos e informaciones sobre la salud de la piel,  te invitamos a consultar el blog de Blue Cap, en el que encontrarás la actualidad sobre este tipo de temáticas.  
  • Dermatitis Seborreica

  • Dermatitis Atópica

  • Psoriasis