lalahttp:blue-cap.esproblema-piel

Algunos Testimonios

Dermatitis Seborreica


¿Qué es la dermatitis seborreica? 

La dermatitis seborreica es una formación acelerada de la piel en forma de escamas secas, que van de blancas a amarillentas y que afecta al cuero cabelludo y zonas cercanas.

La dermatitis seborreica es una de las enfermedades más comunes que podemos encontrar en nuestra piel. Un mal cuidado, no seguir los consejos de nuestros médicos o llevar una vida que no saludable puede generar problemas en la dermis como esta enfermedad.

Uno de los principales hándicaps de esta afección es que es casi imposible reconocer. Pese a ser una dolencia crónica en la que es imposible frenar su aparición pese a poder tener una prevención espectacular, la dermatitis seborreica sí se puede controlar una vez la sufrimos. Aunque no en todo los casos se puede dejar atrás, de una forma paulatina es posible decirle adiós a esta enfermedad si se siguen ciertos consejos y adoptando el correcto tratamiento.

Dermatitis seborreica: Causas

No se conoce la causa exacta que provoca la aparición de la dermatitis seborreica, pero quienes la sufren tienen un sobrecrecimiento del hongo Malassezia Furfur, un hongo que todo el mundo tiene en la piel ya que forma parte de la flora natural de las personas. Este hongo se desarrolla en un ambiente rico en grasa.

Además, otros factores puede deberse a una combinación de factores afectan de forma evidente a los brotes de esta afección como: el estrés, los cambios de estación, productos de limpieza o de belleza, obesidad, el consumo excesivo de alcohol,  el calor o la humedad.

Y otros factores más técnicos que también pueden influir en la enfermedad como: la actividad de las glándulas sebáceas, genes, cambios en el funcionamiento de la barrera cutánea, etc.

¿Qué es lo que la provoca?

Según los expertos, se debe a una combinación de sobreproducción de sebo en la piel. Puede transmitirse de padres a hijos. El estrés, la fatiga, los climas extremos, la piel grasa, la limpieza de la piel y los champús excesivamente agresivos o una dieta rica en grasas pueden segregar más cantidad de sebo. 

¿Cómo sé si tengo dermatitis seborreica?

Las enfermedades de la piel y las diferentes vertientes de la dermatitis (seborreica o atópica) tienen un denominador común: es complicado diferenciarlas y saber cuál de ellas se sufre.

Los picores, las marcas rojas o la aparición de caspa suelen ser dolencias que sufre nuestra piel, y para identificar qué tipo de afección es la primera premisa es ir a nuestro médico o médica. 

Es posible que tengamos dermatitis seborreica si:

  • Tenemos escamas gruesas amarillentas en el cuero cabelludo o el rostro.
  • Tenemos escamas blancas que se desprenden.
  • Tenemos zonas de mucha grasa.
  • Tenemos piel irritada y enrojecida.
  • Tenemos picor en la piel difícil de controlar.

 

¿Cómo se diagnostica?

Si detectamos que tenemos alguno de los efectos anteriormente citados, desescamaciones, zonas de seborrea o lesiones, que no se curan de forma natural es que posiblemente necesitemos un tratamiento específico, y es posible que ya se hable de la afección: dermatitis seborreica.

El diagnóstico de la dermatitis seborreica se da en base a las brotes de la piel tales como parches con escamas grasosas en el cuero cabelludo y lesiones descamativas en zonas localizadas como pliegues retroauriculares, cejas, cuero cabelludo o surcos nasogenianos. En los bebés, la lesión característica es la costra láctea.

Dermatitis seborreica: causas y diferencias con la seborrea

Es importante diferenciar ambas afecciones, para no preocuparnos en exceso y poder transmitir al médico que nos trate nuestras impresiones sin valoraciones extra.

¿Qué es la seborrea?

Podemos definir la seborrea como una alteración de las glándulas sebáceas que les provoca un aumento de sus secreciones de sebo. Este aumento de sebo suele darse en el rostro, en el cuero cabelludo, en el tórax y en la espalda.

Las causas de la seborrea son:

  • Cambios hormonales, como la pubertad.
  • Calor.
  • El estrés y la ansiedad.
  • Uso de ciertos fármacos.
  • Mala alimentación.
  • Factores genéticos.

Tras detectar que se trata de un caso de seborrea, se suelen dar ciertos consejos o medidas de higiene, por ejemplo, el uso de jabones, geles, hidratantes y cosméticos específicos para cada tipo de piel. 

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre la seborrea y la dermatitis seborreica? Aunque ambas cursan con zonas de la piel con intenso sebo, tan solo en el caso de la dermatitis seborreica hay picor, descamación e incluso caída del cabello.

¿La dermatitis seborreica se puede curar?

Es una pregunta muy recurrente si la dermatitis seborreica tiene cura, como comentábamos anteriormente, esta afección es crónica y su aparición no puede prevenirse. Esto no significa que alguien que sufra esta afección debe sufrirla de forma grave o de por vida. Con los cuidados pertinentes y el tratamiento adecuado puede controlarse y prevenirse brotes. 

Consejo: Es importante que el paciente se implique con su médico y que siga los consejos al pie de la letra, además de intentar llevar una vida relajada y hacer un esfuerzo para que los cambios de temperatura, la humedad o los productos de limpieza afecten lo más mínimo.

Síntomas de la dermatitis seborreica

Es importante distinguir la dermatitis seborreica de otras enfermedades, como la dermatitis atópica. En la que nos ocupa, los efectos suelen ser más leves y se concentran en la cara y el cuero cabelludo, mientras que la segunda suele afectar también a las extremidades y el cuello.

La dermatitis seborreica presenta otros síntomas como puede ser un exceso de caspa, picores, catarros u otras enfermedades. En cambio, diversos expertos médicos en la materia aseguran que no provoca una caída del cabello. 

Aunque no de forma directa, esta dolencia también puede acarrear diversas lesiones y una estigmatización considerable de la piel como consecuencia de los picores.

Este tipo de enfermedad dermatológica afecta a un 5% de la población y en mayor porcentaje al sexo masculino. Cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente, pero entre los más comunes se pueden incluir:

  • Escamas secas o grasas en el cuero cabelludo.
  • Inflamación amarillenta o rojiza en las cejas, alrededor de la nariz y, o en el pecho.

 

¿Existe un tratamiento definitivo para la dermatitis seborreica?

Se trata de una enfermedad crónica que no tiene cura, pero que puede controlarse si se sigue el tratamiento sobre la dermatitis seborreica

El tratamiento consiste en lavarse la cabeza con un champú específico como indique el fabricante. La dermatitis seborreica afecta al cuero cabelludo y por ello, es importante utilizar los productos correctos para frenar y tratar la zona afectada. Desde Blue Cap, te proponemos un champú para la dermatitis seborreica.

También la dermatitis seborreica afecta a la cara, al rostro, y lo más recomendable es utilizar geles específicos suaves. Tanto en el resto del cuerpo como en la cara es importante aplicarse cremas o hidratantes específicas para cuidar la piel. También se aconseja tomar el sol, así como mantener el alcohol y el tabaco fuera de nuestras vidas. Una buena alimentación también ayuda a mejorar la salud de la piel.

¿Sabes cómo tratar la dermatitis seborreica con la ayuda del zinc? Este elemento químico puede ayudar a frenar dolencias como la dermatitis seborreica y lo más positivo es que es  sencillo de añadir a nuestra vida diaria. Lo podemos incorporar a nuestro cuerpo a través de lácteos, carnes, pescados y frutos secos.

Descubre más sobre el tratamiento para dermatitis seborreica que puedes encontrar en nuestro blog. 

Dermatitis seborreica en el rostro

¿Cómo evitar que se extienda a la cara? Cada paciente sufre esta patología de manera diferente, ya que unos padecen brotes continuos, mientras que otros solo cuando han vivido una situación de estrés, o como secuela de otra enfermedad, como una gripe.

Lo mejor es que un médico evalúe el estado de tu piel y te recomiende el tratamiento más adecuado. Pero lo más importante es seguir una buena rutina de limpieza de rostro.

Dermatitis seborreica cabeza

Esta afección se caracteriza por descamar nuestra piel y en algunos momentos por llegar a inflamarla, ya que afecta al cabello. El exceso de caspa es consecuencia de esta enfermedad, que a la vez puede generar la caída del cabello. ¿Los motivos? El sebo que produce esta dermatitis impide el crecimiento normal del pelo. 

Es importante controlar el estado del cuero cabelludo con el correspondiente tratamiento y acompañarlo con masajes capilares, para estimular la actividad de la circulación sanguínea y que llegue más oxígeno y nutrientes a la raíz del pelo. Y, extremar la higiene y cuidar la alimentación para no poner en la mesa alimentos de mayor aporte graso o con mucho azúcar, que estimulan la creación de más grasa.

­También, la dermatitis seborreica puede aparecer en la nariz o en sus alrededores y en las orejas. En esta última zona suelen aparecer en los pliegues y se puede presentar un proceso inflamatorio con abundante exudación purulenta y acompañarse de prurito.

Dermatitis seborreica en edad adulta 

Lo más frecuente en edad adulta es que afecte al cuero cabelludo con manifestaciones mínimas, con una simple descamación, hasta placas que afecten a toda una superficie, con escamas rojas, aspecto grasiento, etc. 

Una de las localizaciones más comunes en las que aparece esta afección es en la cara, que se manifiesta en placas rojas con límites e irregulares y una superficie con escamas blanquecinas o amarillentas y grasientas, poco adheridas. También puede aparecer en la zona medio torácica y entre las escápulas.

Otra localización frecuente son los pliegues del cuerpo, sobre todo los axilares, inguinales, submamarios, así como entre los glúteos y el ombligo. En estas zonas se presentan como una rojez difusa, brillante, con escasa descamación.

Dermatitis seborreica en niños 

La dermatitis seborreica es un trastorno dermatológico muy frecuente en el niño. Los inicios de esta afección tienden a ser precoces, generalmente antes de los 3 meses. Se inicia  frecuentemente en el cuero cabelludo y también puede afectar pliegues y área del pañal. Aunque en niños pequeños el prurito está ausente.

Lo más conocido en estos casos es la costra láctea, que no precisa de tratamiento y desaparece por sí sola. La costra láctea o dermatitis seborreica en bebés se define como un tipo de patología cutánea que sufren los bebés y que normalmente dura una serie de meses. Provoca la aparición de secreciones sebosas y costras, que suelen ser amarillentas, blancas o grisáceas, sobre todo en la zona de la cabeza.

No hay que alarmarse en exceso ya que si la costra láctea está controlada, sólo es un problema estético. En el único caso en el que hay que preocuparse e ir al pediatra de nuevo es si las costras se extienden en exceso, si se agrietan o si se infectan, en cuyo caso los bordes se enrojecen y pueden supurar.

No utilices cortisona o cremas antimicóticas sin consultar con el médico, ya que algunos de estos productos pueden ser tóxicos cuando se absorben a través de la piel del bebé.

Factores de riesgo

Este tipo de afección además de posibles factores genéticos, el estrés, climas extremos, la piel grasa, un pobre cuidado cutáneo o la obesidad son los mayores factores de riesgo. Pero al ser una afección visible uno de los puntos más tocados es la autoestima. 

  • Autoestima: Como sus efectos son visibles, sobre todo en edades adultas la inseguridad de no saber cuando aparecerá, las zonas afectadas, la visibilidad de la enfermedad, etc. pueden provocar una baja autoestima, y pueden llegar a ser desencadenantes de su aparición. 

 

La dermatitis seborreica según la época del año

 

Dermatitis seborreica en verano

El verano es uno de los momentos críticos para las personas que tienen dermatitis seborreica. Aunque el sol es beneficioso para este tipo de problemas de piel, el calor no lo es tanto. No solo el calor, sino también los hábitos que relacionamos con la llegada del calor, como los paseos por la playa, los baños en el mar o en la piscina y el sudor. 

Por eso, hay que tener cuidado con la dermatitis seborreica en verano. ¿Qué hay que tener en cuenta?

  • Hay que seguir el tratamiento todo el año.
  • El sudor puede irritar más la piel y producir picor, por lo que debemos ducharnos para quitarnos esa sensación.
  • Protegernos del sol, con sombrillas, gorros, etc. 
  • Bañarse en el mar puede ser un placer, además de una manera de calmar la dermatitis atópica. El agua salada es una gran aliada para esta afección. 

 

Alimentación y estilo de vida

 

Practicar deporte.

La práctica de cualquier tipo de deporte nos ayuda a estar activos, a poner en marcha nuestro cuerpo y a dejar atrás el estrés del día a día. Antes de empezar con la práctica de cualquier deporte, hay que saber que si sufrimos de estas enfermedades es aconsejable realizar deporte al aire libre para que la humedad no nos afecte tanto. Así evitaremos sudar de manera extrema, algo que tampoco nos ayudará.

Uno de los deportes que más ayudan a las personas con dermatitis atópica es el yoga, ya que se trata de un práctica relativamente tranquila sin una agresividad o esfuerzo físicos considerable.

Alimentación. 

Una de las indicaciones que muy probablemente nos dará el dermatólogo estará referida a la comida. Todo lo que ingerimos tiene su reflejo en la piel, tengamos dermatitis seborreica o no. Pero en el caso de tener algún problema en la piel, comer determinadas cosas o prescindir de otras puede tener sus efectos.

Hay que tener presente que prestar atención a lo que comemos no va a curar nuestra dermatitis seborreica, solo la podrá suavizar o al menos, podremos evitar irritar mucho la piel si evitamos ciertas cosas. Una de las cosas más perjudiciales para la piel es el alcohol.

Por otro lado, de unos años a esta parte, muchas universidades han hecho estudios que destacan que los seres humanos no digerimos bien la leche a partir de los tres años. Entonces, ¿Afecta el consumo de lácteos a la dermatitis seborreica?

La leche de vaca hace aumentar los niveles de grasas saturadas en nuestro organismo y provoca un incremento de la Vitamina A, que debilita los huesos. La leche de vaca tiene el doble de caseína que la leche materna y mientras un niño es capaz de asimilar la caseína aportada por su madre, la de la leche de vaca no la asimila de forma correcta. Por ello, cualquier sustancia que empeore el estado de nuestra piel nos puede perjudicar.

Vivir con dermatitis seborreica 

El impacto de esta afección puede ser que no resulte  fácil de aceptar y en ocasiones afrontar esta enfermedad puede ser un desafío, pero con el enfoque correcto, puede reducir los brotes y vivir de forma saludable y plena. 

Si conoces a alguien que tenga dermatitis atópica, es probable que se haya enfrentado a situaciones y pensamientos complejos. Son cosas que quizás sean incomprensibles para el resto, pero que están llenas de significado para quien tiene una afección en la piel de este tipo. Por eso, te dejamos 5 cosas que una persona con dermatitis atópica no quiere que le digas.

Si quieres conocer más sobre la dermatitis seborreica, síntomas, causas, tipos y tratamiento o consejos e informaciones sobre la salud de la piel,  te invitamos a consultar el blog de Blue Cap, en el que encontrarás la actualidad sobre este tipo de temáticas.