lalahttp:blue-cap.esproblema-piel

Algunos Testimonios

Dermatitis en niños


Tipos de dermatitis en niños

Una de las grandes preocupaciones de los padres es poder diferenciar con claridad entre la dermatitis atópica o seborreica, ya que es difícil de distinguir una de otra. Te intentamos dar respuesta a través de este contenido.

Dermatitis atópica en niños

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel que aparece tanto en niños como en adultos en una piel especialmente sensible. Es una alteración crónica de la piel que puede durar años y donde los brotes marcarán las épocas, mejores o peores. 

¿Qué puede agravar la afección? Depende del clima, de la época del año, de la hidratación de la piel, de la contaminación, especialmente en las ciudades, la higiene excesiva con el uso de jabones, etc. 

Como comentábamos, la dermatitis infantil es una de las patologías más comunes que afecta a un 10% de la población. Pueden verse afectados desde el momento en que nacen, por eso es importante conocer las necesidades de dermatitis atópica en niños, los síntomas y características para saber si la padece o no, como las siguientes:

  • Suele surgir a partir del año de vida, pero a veces aparece cuando el bebé tiene seis semanas, y aunque tiene brotes, siempre persiste. En ese caso se trata de una dermatitis atópica en niños, en otros puede ser otro tipo de lesión de la piel puntual.
  • Las marcas de las erupciones suelen estar rodeadas por señales de rascado, ya que los niños no pueden evitarlo. Tienen descamaciones, costras amarillentas y quizás un poco de pus.
  • Las erupciones están sobre todo en la cara, en los pliegues de las superficies flexoras de brazos y piernas y, en ocasiones, en las manos. No suelen tener en la zona del pañal, ya que la humedad hace que no aparezcan erupciones, pero en ocasiones sí se da.
  • Si otro miembro de la familia tiene dermatitis, es posible que también se desarrolle la dermatitis atópica en niños.
  • Hay que conocer todavía más necesidades de dermatitis atópica en niños, como por ejemplo examinar su alimentación por si hay algún producto que le produzca alergia, como el huevo, la leche, el trigo o el pescado. Lo mejor es excluirlo durante una semana para ver si los síntomas de dermatitis atópica en niños remiten y saber si las erupciones provenían de una simple alergia. De igual modo puede ocurrir con los animales o con el polvo, así que hay que extremar la limpieza o mantener al niño alejado del gato o del perro durante unos días para ver si mejora.
  • En cualquier caso siempre hay que acudir al médico para que haga el diagnóstico más certero y apunte las directrices de tratamiento a tomar. Cada paciente de dermatitis es diferente a otro y porque al padre le haya funcionado una crema, ésta no tiene porqué ser ni adecuada ni efectiva para un bebé.

Dermatitis atópica en niños síntomas

Lo más frecuente es que aparezca en la época de lactante, es decir, una época que transcurre alrededor de los 4-6 meses de edad. Pero, puede aparecer, también, desde el primer mes de vida o en edades más avanzadas. 

También, este tipo de afección tiene un gran componente genético, es decir, que hay una alteración en la composición normal de la piel que se hereda dentro de la familia. 

Entre los síntomas más comunes está la piel seca y con tendencia a picores. En los bebés menores de un año, suelen aparecer eccemas en las mejillas, frente y el cuero cabelludo. Pero se les puede llegar a extender a las rodillas, codos y tronco.

En los niños pequeños, el eczema es común en cabeza, mejillas, codos, rodillas. Y en los niños y adolescentes los eccemas suelen aparecer en los pliegues de los codos, detrás de las rodillas, en el cuello y en la cara interna de las muñecas y de los tobillos.

¿Cómo tratar la dermatitis atópica en niños?

Con el diagnóstico realizado, es posible que el niño presente inflamaciones, placas y picor y sobre todo que se rasque. Cuando es pequeño y apenas se tienen unos meses de vida o un año de edad, resulta más complicado controlar el picor y sobre todo que él mismo aprenda a controlarlo, por eso hay que hacer un gran esfuerzo en ayudarle. 

¿Cómo evitar que se rasque?

Lo primero, procurando que lleve siempre las uñas cortas para que no se haga heridas o para que el eczema no se infecte. A pesar de ello se va a rascar, pero es posible que no se haga tanto daño. 

Si por la noche se rasca sin darse cuenta, entre sueños, podemos probar a ponerle unos guantes finos para que el dolor sea menor.

En un momento de rabieta y picor puede ser aliviado con un baño corto de agua templada, para hidratar y calmar la piel. No olvides que cuando le saques del baño hay que secarle con ligeros toques, sin frotar y poner crema emoliente. El jabón suele irritar mucho la piel, por lo que para la higiene diaria es preferible usar agua y un producto específico que recomiende el dermatólogo.

En ocasiones, el niño se siente molesto y se agobia. Hay que distraerlo si no podemos aliviarlo en ese momento, por estar lejos de casa. Para ello se sugiere tener a mano un cuento o algo que le llame para que olvide el picor.

Hay que vigilar que las prendas de ropa que use sea ancha, de algodón, libres de etiquetas que le puedan molestar y sin costuras que le hagan marcas. Y la ropa de cama debe ser también de algodón. Debemos lavar todo lo que lleve el niño (prendas de vestir, sábanas, toallas) sin suavizante y con un detergente hipoalergénico y poco agresivo, insistiendo mucho en el centrifugado de todo. 

Hay que mantener siempre la casa ventilada y procurar que el niño no pase mucho calor, así como también controlar la humedad y evitar ambientes muy secos.

Junto con el pediatra, se recomienda examinar su alimentación por si hay algo que le pueda dar alergia o irritar, para evitar inflamaciones y picores. 

Evolución de la dermatitis atópica en los más pequeños 

Fase 1. La dermatitis atópica, por lo general, comienza a manifestarse entre los 2 y 3 meses de edad. Se da a través de la aparición de manchas rojas localizas en manos, mejillas, y posteriormente, en articulaciones como codos y rodillas. La afección puede generar brotes durante 1 y 2 años.

Fase 2. Puede llegar a volver a aparecer la atopia con el paso de los años. Algunos niños la pueden desarrollar pero mostrándose en otras manifestaciones, tales como rinitis y /o asma alérgico. Si no, se trata de una "marcha atópica", a menudo relacionada con rasguños y una fuerte invasión de Staphylococcus Aureus en la piel.

A fin de impedir su aparición y/o agravamiento, los profesionales de la salud y la comunidad científica,  recomiendan atender este tipo de afecciones desde el nacimiento para que los peques que aún no se encuentren afectados pero que puedan tener predisposición genética (por padres o hermanos atópicos).

¿Cómo afecta la dermatitis atópica si estoy embarazada?

Si una mujer padece una afección de la piel, como la dermatitis atópica y está embarazada, puede ser que los efectos de la misma se acentúan.

Como en cualquier caso de dermatitis, lo más importante es prevenir los posibles brotes y seguir el tratamiento al pie de la letra. Es posible que el médico aconseje tomar antihistamínicos que se pueden usar con toda tranquilidad, pero que hay que tener cierta precaución con los corticoides al principio, en el primer trimestre. Pero hay que consultar siempre al dermatólogo.

La hidratación es uno de los puntos clave. Cualquier afección cutánea necesita prestar una atención extra a la hidratación de la piel. Se debe tener en cuenta usar una crema que sea adecuada para la piel con dermatitis, además de recordar utilizarla tras la ducha.

También hay que tener cuidado con la exposición al sol, ya que durante el embarazo aumenta la producción de melanina y pueden aparecer manchas con mayor facilidad.

Y además, se debe evitar los espacios muy secos o los cambios de temperatura bruscos, ya que son muy perjudiciales para la piel.

Por último, todas las embarazadas tienen que vigilar su alimentación, pero un poco más si padecen dermatitis atópica. Hay algunos alimentos que suelen subir el número de histamina en sangre, que provoca picor y brotes. Algunos de estos son los frutos secos, el café, el marisco, el chocolate y algunas frutas, como el plátano y las fresas.

El estrés y el nerviosismo del embarazo no ayudan. La embarazada debe intentar estar tranquila, no agobiarse ni por su estado ni por los brotes, porque la ansiedad afecta de forma negativa tanto al embarazo como a la dermatitis.

Si quieres más información sobre la lactancia y su posible relación con la dermatitis atópica, puedes consultar en nuestro blog. 

Dermatitis seborreica en niños

La dermatitis seborreica es una de las enfermedades más comunes que podemos encontrar en nuestra piel. No se conoce la causa exacta que provoca la aparición de la dermatitis seborreica, pero quienes la sufren tienen un sobrecrecimiento del hongo Malassezia Furfur, que todo el mundo tiene en la piel ya que forma parte de la flora natural de las personas. Este hongo se desarrolla en un ambiente rico en grasa.

La dermatitis seborreica es un trastorno dermatológico muy frecuente en los niños. Los inicios de esta afección tienden a ser precoces, generalmente antes de los 3 meses. Se inicia  frecuentemente en el cuero cabelludo y también puede afectar pliegues y área del pañal, aunque en niños pequeños el prurito está ausente.

Lo más conocido en estos casos es la costra láctea, que no precisa de tratamiento y desaparece por sí sola. Un 10 por ciento de los bebés suelen tener costra láctea y su nombre no tiene nada que ver con que la sufran sólo niños que estén alimentándose a base de leche. Suele surgir por un desequilibrio del nivel graso de la dermis, que sufre un trastorno.

La costra láctea o dermatitis seborreica en bebés se define como un tipo de patología cutánea que sufren los bebés y que normalmente dura una serie de meses. Provoca la aparición de secreciones sebosas y costras, que suelen ser amarillentas, blancas o grisáceas, sobre todo en la zona de la cabeza.

Cuáles son los síntomas de la costra láctea 

  • Capa de costra escamosa fina y localizada en zonas concretas, como sobre la cabeza o las cejas. A veces también aparece en orejas, pestañas, nariz, cuello o axilas.
  • Zonas grasas o aceitosas de la piel, en ocasiones con escamas blancas o amarillentas.
  • En un bajo porcentaje los bebés también tienen la piel un poco irritada y con picor.
  • A veces se les cae el pelo en las zonas de las costras, pero después les vuelve a crecer cuando desaparecen.

No hay que alarmarse en exceso ya que si la costra láctea está controlada, sólo es un problema estético. En el único caso en el que hay que preocuparse e ir al pediatra de nuevo es si las costras se extienden en exceso, si se agrietan o si se infectan, en cuyo caso los bordes se enrojecen y pueden supurar.

No utilices cortisona o cremas antimicóticas sin consultar con el médico, ya que algunos de estos productos pueden ser tóxicos cuando se absorben a través de la piel del bebé.

Dermatitis de pañal: remedios para la dermatitis en bebés

En relación a la dermatitis de pañal, otra patología cutánea, es importante saber diferenciarla de otras alteraciones de la piel.

Cuando un bebé padece este tipo de dermatitis suele ser por varias razones:

  • Por muy buena que sea la calidad del pañal comprado, es posible que pueda haber cierta humedad en la zona, que irrita la piel, sobre todo cuando el bebé ha hecho pis o caca.
  • Frecuencia de cambiado de pañal.
  • Los perfumes y productos químicos que contiene el pañal pueden ser motivo de irritación para esa piel tan delicada.
  • Una infección de hongos o bacterias, muy fáciles de desarrollar debido a la humedad de la piel o a la toma de un antibiótico, también puede irritar la piel en exceso.
  • En ocasiones un cambio en su dieta o la inserción de productos más sólidos también puede desencadenar una reacción. 

Es necesario examinar el número de días que el bebé lleva irritado, ya que si pasan más de tres días y con cambios no mejora, debemos pensar que no se trata de una dermatitis de pañal.

Dermatitis seborreica infantil tratamientos

Por lo general, cuando se producen los brotes se administra un tratamiento farmacológico, que pueden ser:  

  • Corticoides tópicos y orales. Se utilizan en las crisis para remisión de los brotes.
  • Fototerapia. Es muy eficaz en la disminución del prurito en la dermatitis atópica.
  • Inmunosupresores. Todos ellos son inhibidores de linfocitos, de células  inmunoglobulinas. 

Sin embargo, para edades tan tempranas el mejor tratamiento son las medidas preventivas relacionadas con los hábitos de higiene. Te recomendamos que utilices cremas, lociones, champú y gel aptos para este tipo de piel o formulados específicamente para evitar y reducir los síntomas de irritación y picor en la piel, aumentar la hidratación profunda y evitar la dermatitis atópica.

Debemos consultar con el médico de qué forma ponernos las cremas, que hidratación necesitamos, con qué frecuencia ponerla, etc.  

Y una de las cosas más importantes es la paciencia. La impotencia, la desesperación y el estrés no son buenos amigos y puede provocar bloqueos. Debemos tener confianza, a veces se tarda en dar con el tratamiento adecuado. 

Puedes seguir leyendo más contenido acerca de la dermatitis en niños a través de nuestro blog.

  • Dermatitis Seborreica

  • Dermatitis Atópica

  • Psoriasis

  • Psoriasis ungueal

  • Psoriasis en el cuero cabelludo

  • Psoriasis en la cara

  • Psoriasis en los niños

  • Dermatitis en niños

  • Psoriasis en las manos