lalahttp:blue-cap.esproblema-piel

Algunos Testimonios

Dermatitis Atópica


Qué es la dermatitis atópica?

Este problema de la piel es producto de una inflamación crónica que cursa con brotes, y que produce un picor o prurito intenso. La llamada xerosis es la sequedad extrema de la piel, las mucosas y la conjuntiva. Por este motivo, las personas que sufren dermatitis atópica a veces no pueden reprimir la necesidad de rascarse.

Afecta en la actualidad a un 20% de niños y casi a un 3% de adultos, y es un problema de salud con una relevancia en la calidad de vida de las personas que la sufren a veces desde la infancia. Desde la Asociación de Familiares de Enfermos con Dermatitis Atópica se reconoce que es indispensable, para que esta enfermedad sea socialmente conocida, ya que en las últimas décadas, han aumentado un 30% el número de casos. 

Los factores que aumentan su aparición son el aumento de la polución, el tabaquismo, la edad materna más avanzada, el estilo de vida occidental unido a una predisposición genética.

¿Qué es la piel atópica? 

Es una piel que reacciona con mucha inflamación ante cualquier agente externo o interno. El cambio de temperatura, la ropa, los roces, la alimentación, el estrés hacen que se produzcan reacciones con síntomas como picor, eccemas, irritación y descamación.

Cómo surge? 

La dermatitis atópica surge a través de una dermis sensible y muy seca e irritada lo que da lugar a picores, y puede darse desde edades muy tempranas. 

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica que evoluciona por brotes de eccema: estas fases agudas tienen un impacto importante, ya que la calidad de vida de la persona puede verse afectada y en muchas ocasiones, el primer problema es la causa del insomnio. Muchos profesionales, también, aluden a que este tipo de afección puede, con el tiempo, manifestarse con otras patologías como: asma, rinitis o conjuntivitis alérgica. Las complicaciones de la atopia puede provocar una superinfección bacteriana o viral (herpes). 

Síntomas

El síntoma más característico de esta afección es el prurito o picor. El picor suele ser intenso, e incluso puede llegar a considerarse insoportable, alterando el carácter y el sueño. 

Las manifestaciones de la dermatitis atópica pueden aparecer, principalmente, de dos formas:

  • Unas lesiones producen enrojecimiento de la piel que puede causar inflamación. Pueden ir acompañadas de vesículas o pequeñas ampollas con costras, fisuras, grietas o líquido. 
  • El otro tipo de lesiones hacen que la piel sea más gruesa, llamadas liquenificadas y pueden llegar a desprender escamas. 

Estos tipos de lesiones se pueden dar al mismo tiempo o se pueden ir alternando por periodos. 

¿A qué edad aparece la dermatitis atópica?

Lo más frecuente es que aparezca en la época de lactante, es decir, una época que transcurre alrededor de los 4-6 meses de edad. Pero, puede aparecer, también, desde el primer mes de vida o en edades más avanzadas. Una de las grandes preocupaciones de los padres es la diferenciación entre la dermatitis atópica o seborreica, ya que es difícil de distinguir una de otra. Aunque la edad más frecuente son los primeros meses, puede aparecer a cualquier otra edad e incluso en la edad adulta.

Evolución de la dermatitis atópica en los más pequeños

Fase 1. La dermatitis atópica, por lo general, comienza a manifestarse entre los 2 y 3 meses de edad. Se da a través de la aparición de manchas rojas localizas en manos, mejillas, y posteriormente, en articulaciones como codos y rodillas. La afección puede volver a generar brotes durante 1 y 2 años.

Fase 2. Puede llegar a volver a aparecer la atopia con el paso de los años. Algunos niños la pueden desarrollar pero mostrándose en otras manifestaciones, tales como rinitis y /o asma alérgico. Si no, se trata de una "marcha atópica", a menudo relacionada con rasguños y una fuerte invasión de Staphylococcus Aureus en la piel.

A fin de impedir su aparición y/o agravamiento, los profesionales de la salud y la comunidad científic,  recomiendan atender este tipo de afecciones desde el nacimiento para que los peques que aún no se encuentren afectados pero que puedan tener predisposición genética (por padres o hermanos atópicos).

Evolución de la dermatitis atópica en edad adulta

La dermatitis atópica del adulto suele ser una dermatitis grave. Se forman grandes placas de eccemas gruesos, crónicos, rojos y liquenificadas, acompañadas en ocasiones de pápulas aisladas de prurigoY tanto en edad adulta como en los pacientes más jóvenes, si tu piel se seca con facilidad, promueve este tipo de afecciones y contribuyen a la pérdida de sueño y al deterioro de la calidad de vida.

¿Es contagiosa? 

Es una pregunta muy recurrente en afecciones dermatológicas. Igual que ocurre en otros caso, la dermatitis nerviosa no es contagiosa. Este tipo de enfermedad no se transmite de unas personas a otras, aunque el contacto sea muy cercano y muy prolongado. Tampoco ocurre por contacto directo.

Es recomendable consultar con los profesionales cualquier duda que puedas tener acerca de cualquier afección dermatológica para conocer en profundidad el alcance de la lesión o descubrir qué le pasa exactamente a tu piel. 

Causas de la dermatitis atópica 

Los expertos coinciden en afirmar que una de las principales causas de esta enfermedad es la predisposición genética. Pero también, existen ciertos factores ambientales, alimenticios y alérgicos, e incluso algunas prendas de ropa, que la desencadenan y la pueden llevar a agravar.

Es muy común confundir este tipo de afección con alergias, concretamente con alergias a la ropa. Es un tipo de eccema alérgico que puede llegar a ocasionar, de forma puntual, picores y enrojecimiento de la piel con temas relacionados con las prendas que utilizamos para vestirnos. A veces, esta dermatitis alérgica puede convertirse en una enfermedad crónica que habrá que controlarla. Los profesionales también insisten en que los hábitos de vida, los agentes relacionados con la contaminación, el estilo de vida (estrés, falta de sueño, etc). pueden ser una tendencia a la aparición. 

Como comentábamos, en los niños suele aparecer en la cara y en zonas de flexión (codos, rodillas, cara interna de la muñeca, cuero cabelludo, piernas y glúteos). En este caso aparece una piel seca y descamada, que se desprende con facilidad. En la edad adulta, como veíamos, esas irritaciones se manifiestan en cara y cuerpo. Aún así, sea en niño o en adulto, estas alteraciones vienen acompañadas de un picor más o menos intenso y de posibles lesiones producidas por ese rascado. 

Factores de riesgo

Es verdad que este tipo de afección tiene una gran predisposición genética, pero puede llegar a ser modulada por factores climáticos y factores relacionados con el estilo de vida. 

Contaminación.

¿Cómo afecta la contaminación en la dermatitis atópica? Según los expertos, entre un 10% y un 20% de la población que vive en países industrializados sufre dermatitis atópica, un porcentaje que se multiplica de forma exponencial cada década. El humo de coches, edificios o fábricas debilita la barrera natural de nuestra piel, provocándose un envejecimiento prematuro.

Te dejamos aquí más información sobre los efectos de la contaminación en la dermatitis atópica, y los problemas que dejan en nuestra piel. 

Estrés y autoestima 

 Sobre todo en edades adultas la inseguridad de no saber cuando aparecerá, de qué manera lo hará, desencadena un estrés que no ayuda, empera la aparición de la dermatitis. Del mismo, estos factores de baja autoestima pueden llegar a ser desencadenantes de su aparición. 

¿Cómo combatir el picor?

Todas las enfermedades tienen muchísimas cosas en común. Aunque afecten a diferentes partes de nuestro cuerpo o sean de temática variada, hay una cosa que se repite: los mitos y las falsas creencias. Hay que tener cuidado y consultar con los expertos el mejor tratamiento para cada tipo de piel y según la gravedad de la afección. Aún así, te dejamos unas pequeñas recomendaciones básicas para combatir el picor:

  • Debemos llevar siempre las uñas muy cortas, para que cuando nos rasquemos, si es que no lo podemos evitar, nos hagamos el menor daño posible. 
  • Darnos una ducha puede ser un buen modo de calmar la piel. Debemos mantener el agua tibia y permanecer tan solo cinco minutos, ya que más tiempo nos podría perjudicar. 
  • ¿Estamos pasando calor y eso es lo que activa nuestro picor? Ventilar la habitación y/o poner un ventilador pueden ser nuestras armas. Es mejor no usar el aire acondicionado, ya que nos reseca la piel y puede empeorar el problema.
  • Quizás la ropa sea también fuente de problemas. Examinemos los tejidos de nuestras prendas habituales, así como de pijamas, toallas o sábanas y podemos sustituirlo por tejidos como el algodón.

Aun así, en casa de duda, siempre hay que consultar con los expertos, ya que hay existen diferentes opciones que pueden ser nuestras aliadas en momentos de picor e inflamación, no una causa de problemas.

Diagnóstico  

Para realizar un diagnósticos de la dermatitis atópica, no es necesario realizar un análisis de laboratorio, lo más común es que tu médico haga un diagnóstico mediante una exploración a la piel y la conveniente revisión de tu historial médico.

En ocasiones, se puede utilizar un análisis a través de parches u otras pruebas para descartar otras enfermedades de la piel o identificar enfermedades que acompañen el eccema. Si sospechas, tienes picores o eccemas, consulta con tu médico para identificar el problema o la posible afección cutánea. 

Tratamiento 

Por lo general, cuando se producen los brotes se administra un tratamiento farmacológico, que pueden ser: 

  • Corticoides tópicos y orales. Se utilizan en las crisis para remisión de los brotes.
  • Inmunomoduladores tópicos. Son alternativos a los corticoides no presentando sus efectos secundarios.
  • Fototerapia. Es muy eficaz en la disminución del prurito en la dermatitis atópica.
  • Inmunosupresores. Todos ellos son inhibidores de linfocitos, de células  inmunoglobulinas.

Sin embargo, las medidas preventivas relacionadas con los hábitos de higiene son fundamentales en esta enfermedad. Te recomendamos que utilices cremas, lociones, champú y gel aptos para tu piel o formulados específicamente para evitar y reducir los síntomas de irritación y picor en la piel, aumentar la hidratación profunda y evitar la dermatitis atópica.

Y si mi tratamiento no funciona ¿qué hago? En primer lugar, asegurarnos de que estamos siguiendo las indicaciones al pie de la letra. Debemos consultar de nuevo con el médico de qué forma ponernos las cremas, que hidratación necesitamos, con qué frecuencia ponerlos… Todo. Cualquier detalle que hayamos dejado pasar puede tener consecuencias en la forma de tratarnos.

Lo más importante es tener paciencia. De sobra sabemos cómo de negativos son el estrés y la ansiedad para los problemas de la piel, por lo que debemos intentar tener confianza y paciencia, para que finalmente encontremos un tratamiento que case con lo que nos ocurre.

La dermatitis atópica según la época del año 

Dermatitis atópica en el invierno

El bajón en los termómetros hace que la piel, la cara o los labios se resequen con mayor facilidad. Por eso, es importante cuidar la dermis y tenerla, sobre todo, protegida. De hecho, el frío invierno ayuda a la proliferación de la dermatitis atópica, que se siente cómoda con las bajas temperaturas.

Te dejamos unos consejos y recomendaciones para tratar de prevenir la sequedad y el agrietamiento que se producen en invierno en las pieles sensibles o en las que sufren esta variante de la dermatitis. 

También, te puede interesar: Piel sensible y dermatitis atópica en invierno: 11 consejos básicos para cuidar tu piel

Dermatitis atópica en verano 

Es verdad, que el calor no es un gran alido para este tipo de afección, pero en cambio el agua salada si. Los beneficios de los baños en agua salada son innumerables, tanto para el cuerpo como para la mente. Eso sí, no hay que olvidar usar una crema de factor solar. Otra recomendación es utilizar ventilador para refrescar la piel de las altas temperaturas, no el aire acondicionado porque tiende a resecar aún más. 

La dermatitis atópica en embarazadas

Si una mujer padece una afección de la piel, como la dermatitis atópica y está embarazada, puede ser que los efectos de la misma se acentúen. El embarazo, es un momento especial, y un proceso que va acompañado de cambios en el cuerpo, algunos más llevaderos, otros no tanto. Descubre cómo tratar la dermatitis atópica durante el embarazo

La dermatitis en los bebés

Aquellas personas que padecen dermatitis atópica, experimentan temores y preocupaciones por si en algún momento de su vida tienen hijos y que estos puedan padecer su mismo problema cutáneo.

Uno de los beneficios más importantes es la leche materna. Esta aumenta la resistencia de los bebés frente a posibles infecciones y enfermedades. Estudios afirman de las ventajas de alimentar al bebé con leche materna, ya que disminuyen la incidencia de la dermatitis atópica.

Costra láctea y dermatitis de pañal: cómo tratarlas en bebés 

La costra láctea y la dermatitis de pañal son dos patologías cutáneas que sufren los bebés y que suele durar días, semanas o meses, causandoles malestares e incomodidades.

Un 10% de los bebés suelen tener costra láctea y su nombre no tiene nada que ver con que la sufran sólo niños que estén alimentándose a base de leche. Suele surgir por un desequilibrio del nivel graso de la dermis, que sufre un trastorno. Descubre más información sobre la costra láctea aquí. 

La costra láctea y dermatitis de pañal se pueden controlar en los bebés, siguiendo pautas y cuidados tanto en su higiene como en su alimentación. Es especialmente duro para los padres cuando su hijo tiene dermatitis atópica. Esta condición cutánea les hace sufrir y en ocasiones les cuesta comprender qué significa tener dermatitis atópica y asimilar su tratamiento.

Alimentación y estilo de vida  

  • Practicar deporte

La práctica de cualquier tipo de deporte nos ayuda a estar activos, a poner en marcha nuestro cuerpo y, en muchas ocasiones, a dejar atrás el estrés del día a día. Antes de empezar con la práctica de cualquier deporte, hay que saber que si sufrimos de estas enfermedades es aconsejable realizar deporte al aire libre para que la humedad no nos afecte tanto. Así evitaremos sudar de manera extrema, algo que tampoco nos ayudará.

Uno de los deportes que más ayudan a las personas con dermatitis atópica es el yoga, ya que se trata de un práctica relativamente tranquila sin una agresividad o esfuerzo físicos considerable.

  • La importancia del sueño  

La dermatitis atópica es una enfermedad que puede influir mucho en nuestra calidad de vida. Según los expertos, un paciente pierde un promedio de tres días laborables al año por culpa de esta patología y el sueño es otro de los momentos de más conflicto.

¿Qué podemos hacer para dormir bien y permitir que nuestra piel descanse? Beber agua, intentar llevar ropa que transpire, evitar ambientes cargados o muy secos, controlar la sudoración y el exceso de humedad. 

  • Saber controlar nuestras emociones

Vivimos en un mundo marcado por la prevención, sobre todo en el plano de la piel. Desde hace años, los principales estamentos del mundo se han encargado de transmitir la importancia de tener una piel cuidada y sobre todo protegida. 

Luis Enrique Sánchez, presidente del Colegio Médico de Dermatólogos de México, ha analizado en varios ocasiones el comportamiento de las personas que sufren dermatitis atópica. Afirma que estas, tienden a aislarse y a sentirse discriminadas. Por ello, es importante externalizar la afección y que factores del día como el estrés afecten lo mínimo. 

Vivir con dermatitis atópica 

El impacto de la dermatitis atópica es tan fuerte en una persona que no resulta fácil aceptar esta enfermedad crónica y delicada. La vida con esta afección puede ser un desafío, pero con el enfoque correcto, puede reducir los brotes y vivir de forma saludable y plena. Como cualquier enfermedad, tiene un proceso de aceptación.

Si conoces a alguien que tenga dermatitis atópica, es probable que se haya enfrentado a situaciones y pensamientos complejos. Son cosas que quizás sean incomprensibles para el resto, pero que están llenas de significado para quien tiene una afección en la piel de este tipo. Por eso, te dejamos 5 cosas que una persona con dermatitis atópica no quiere que le digas.

Si te interesa conocer más sobre la dermatitis atópica, síntomas, causas, tipos y tratamiento o consejos e informaciones sobre la salud de la piel,  te invitamos a consultar el blog de Blue Cap, en el que encontrarás la actualidad sobre este tipo de temáticas.

  • Dermatitis Seborreica

  • Dermatitis Atópica

  • Psoriasis

  • Psoriasis ungueal

  • Psoriasis en el cuero cabelludo

  • Psoriasis en la cara

  • Psoriasis en los niños