Psoriasis en verano, nada que ocultar

psoriasis veranoLa llegada del buen tiempo puede ser un momento agridulce para las personas que padecen psoriasis, ya que aunque la mayor exposición al sol puede ser beneficiosa, hay personas que no se sienten cómodas exponiendo su piel a la vista del resto, algo que sin duda no debería ocurrir.

Por una parte, aunque el sol es beneficioso, hay que ir regulando la exposición para evitar quemaduras. Lo primero y más importante, limitar la exposición al sol en sus horas más críticas, un consejo que cualquiera debería seguir al pie de la letra.

Hay que tener en cuenta que el sol atraviesa la ropa, el agua y las nubes, por lo que un mediodía nublado no es sinónimo de que no hay peligro de quemaduras.

No se debe olvidar nunca utilizar una pantalla solar, del factor que le aconseje su dermatólogo para evitar quemaduras y rojeces y aplíquela de nuevo si ha estado mojándose en la piscina o la playa o si ha sudado.

Para poder disfrutar del sol y de todos sus beneficios, lo preferible es exponerse al sol al principio entre cinco y diez minutos, para ir aumentando poco a poco el tiempo hasta una cantidad de tiempo consensuada con su médico que le haga disfrutar y que además será beneficiosa para su piel.

Se debe tener en cuenta que los productos químicos usados en la piscina y la sal del mar pueden irritar y secar la piel, algo que los pacientes con psoriasis deben evitar, por lo que no hay que alargar muchos los baños y además, es adecuado darse una ducha tras el baño, secarse y aplicarse una crema hidratante, además de protector solar.

Mientras no esté en la piscina o en la playa, ayude a su piel a estar más fresca usando prendas de ropa de tejidos ligeros y transpirables, que permitan que el sudor se evapore y que el aire circule, así como calzado amplio y cómodo.

Para poder disfrutar de un verano relajado y tranquilo es importante que durante el año el paciente haya sido muy tenaz con su tratamiento, para evitar que haya nuevos brotes y que la dolencia derive a otras más graves.

Uno de los tratamientos más innovadores y que mayores evidencias de su buen funcionamiento está mostrando es el control de los brotes a partir del uso del ácido fumárico. Este ácido es generado en la piel en las personas cuando toman el sol.

Los individuos que tienen psoriasis deben pasar mucho tiempo al sol para que este ácido se cree. Pero varios estudios clínicos en Suiza y Holanda han probado que las cápsulas de éster de ácido fumárico tienen buenos resultados, ya que un 80% de los pacientes sienten mejoría y un 52% incluso deja de tener placas.

Los ésteres son compuestos orgánicos derivados de ácidos inorgánicos u orgánicos oxigenados. En su composición un protón o varios son sustituidos por grupos orgánicos alquilo, que surgen de la separación de un átomo de hidrógeno de un hidrocarburo saturado y alcano.

El tratamiento con ácido fumárico es largo, ya que se debe esperar hasta tres meses para poder ver mejoría en la piel. La toma puede ser o bien en cápsulas o bien por vía tópica, ya que está comprobado que tiene más eficacia si se aplica a través de una emulsión líquida.

La creencia de que las placas que aparecen en la piel pueden ser contagiosas (algo completamente falso) puede generar cierto rechazo entre las personas que desconocen la enfermedad y ven a alguien con psoriasis, generando a su vez malestar en la propia persona, que se siente observada y juzgada.

Hay que tener en cuenta que un 2,3% de la población padece esta enfermedad inflamatoria y que no es contagiosa ya que no la provoca ningún microbio, sino el sistema inmunológico del paciente.

Teniendo en cuenta los beneficios que el sol provoca en las inflamaciones de la piel, nadie debe avergonzarse por mostrarlas tanto en la playa como en la piscina, puesto que es una dolencia como otra cualquiera.

No es un mal consejo explicar a quien lo desee qué es lo que le ocurre, para que esa persona pueda a su vez contárselo a otra con toda naturalidad cuando vean a una persona con psoriasis disfrutando del buen tiempo y cada vez haya menos miradas indiscretas o juicios sin fundamento.

El verano es un momento para que todo el mundo disfrute y se beneficie del sol y del aire libre, sin prejuicios ni problemas, pero tomando las precauciones pertinentes.

Psoriasis en verano, nada que ocultar
5 (100%) 1 vote

Un pensamiento sobre “Psoriasis en verano, nada que ocultar”

  1. Muy buen articulo, debemos ser precavidos al momento de tomar sol, tener un buen protector solar y seguir ciertas recomendaciones no daran cabida a una quemadura y mas si tenemos la piel delicada o con alguna enfermedad, por esa razon les quiero compartir un post que subí a mi blog sobre el tema el cual les dejare en el siguiente enlace http://megamedico.com/psoriasis/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *