Epidermodisplasia verruciforme: la enfermedad del conocido como “hombre árbol”

hombre-arbol-enfermedad-cutaneaHace apenas unos días aparecía la noticia en todos los medios: Abul Bajandar, bangladeshí de 27 años, ha conseguido recuperar la movilidad en las manos y dedos tras 16 operaciones. Padece epidermodisplasia verruciforme.

Esta enfermedad cutánea es una de las más raras del mundo, pues solo se conoce una decena de personas que la padezcan en todo el globo terráqueo.

¿Pero en qué consiste esta extraña enfermedad cutánea?

Al igual que muchas de las enfermedades crónicas de la piel, se trata de una enfermedad cutánea congénita, de origen autoinmune. Aunque no es contagiosa, sí que puede ser hereditaria.

Está relacionada con el Virus del Papiloma Humano, es decir, los pacientes de esta enfermedad son portadores y no desarrollan anticuerpos para combatir este virus, se trata de una inmunodepresión selectiva de cara a las variantes de este virus.

Suele manifestarse en la niñez o en la temprana pubertad y no tiene una distribución geográfica o étnica concreta, pues los pocos casos registrados se encuentran por todo el mundo.

¿Cuáles son los síntomas?

Se comienzan a desarrollar lesiones similares a la pitriasis versicolor, verrugas planas y queratosis seborreicas que los médicos asocian a la infección de varios tipos de virus del papiloma humano.

La enfermedad actúa por brotes, que aparecen y desaparecen en forma de verrugas y acaban desarrollándose en ocasiones masivamente en la superficie de la piel, epecialmente los dorsos de manos y pies, extremidades, cuello y cara.

Sin embargo, existen grados de la enfermedad, y no todos los pacientes acaban padeciendo un caso tan extremo como el de Abul Bajandar.

Tratamiento

Generalmente las verrugas se operan cada cierto tiempo para que no se extiendan en exceso, pues si no se trata este problema las verrugas van aumentando su tamaño y la extensión de la piel que ocupan.

Otra de las consecuencias graves de la enfermedad es el cáncer de piel, un agravante por desgracia bastante común de la enfermedad (hasta un 50% desarrolla carcinomas escamosos). Por lo que otro de los tratamientos consiste principalmente en medidas preventivas del cáncer.

El caso de Abul Bajandar se hizo público hace más de un año, cuando ingresó en un hospital de Dacca en el que fue tratado de su enfermedad, habiendo sido operado hasta en 16 ocasiones. Sin embargo no ha sido hasta la última operación cuando este hombre ha podido finalmente recuperar la movilidad de sus manos y tocar a su hija con ellas por primera vez.

El proceso ha sido exitoso hasta la fecha, y el Dr. Lal Sen del departamento de cirugía plástica del hospital afirma que aunque probablemente necesitará más intervenciones en un futuro, ya no serán tan agresivas como las últimas, sino más bien de puesta a punto.

¿Te ha resultado útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *