Dermatitis atópica: Consejos para adecuar nuestra casa a nuestras necesidades cutáneas

dermatitis atopica acondicionar la casaLas personas que tienen la piel sensible conviven a diario con una problemática que afecta a muchas parcelas de su vida. Quienes tienen dermatitis atópica prestan atención a lo que comen, a dónde pasan su tiempo libre, a sus hábitos de higiene e incluso, al tiempo que hace cada día.

Es por ello que en ocasiones aprecian mucho los momentos en los que saben que su piel está cómoda, limpia, hidratada y a merced de posibles nuevas irritaciones o brotes. Seguro que muchos de esos momentos transcurren en casa, tras una ducha templada y los cuidados adecuados posteriores.

Pero hay que tener en cuenta que una casa, por muy cómoda que nos resulte y por muy tranquilos que estemos en ella, debe acondicionarse para que quienes tengan dermatitis atópica estén en ella de la forma más confortable posible.

¿Cómo podemos adecuar nuestra casa a las necesidades de nuestra piel?

 

      • Hay que prestar atención, sobre todo durante el invierno, a la temperatura de nuestra casa. Teniendo en cuenta su orientación, las horas de sol disponibles y la temperatura exterior e interior, debemos procurar ser moderados con la calefacción. No es necesario pasar frío, pero si es invierno ¿por qué no poner el termostato bajo y sacar el batín, en vez de estar a 25 grados? Nuestra piel agradecerá una temperatura moderada y nuestros bolsillos también.

      • Cada día, como ritual, es importante airear la casa, ¡haga la temperatura que haga fuera! Así eliminamos la humedad acumulada durante la noche y hacemos que desaparezcan posibles alérgenos o humos o deseados (de tabaco, de la cocina, dela chimenea…). Además, a nadie le gusta que huela a cerrado en casa.

      • La limpieza debe ser algo obligado para evitar que se acumule el polvo, un posible alérgeno que como sabemos perjudica a las personas afectadas con dermatitis atópica. Si nos organizamos bien, una rutina de limpieza nos puede ayudar a evitar este problema y además, mantendremos la casa en perfecto estado, algo que sin duda nos relaja y tranquiliza y que ayuda a que estemos más cómodos en ella.

      • Si podemos evitarlo, mantengamos edredones y almohadas de plumas, así como moquetas y alfombras, fuera de nuestra casa. Suelen acumular polvo y suciedad y son fuente de alérgenos de todo tipo, así que mejor mantenerlos lejos de nuestro hogar.

      • ¿Animales con pelo? Mejor que no

      • Por supuesto, nada de fumar ¡y en casa tampoco! Si podemos, es muy conveniente mantener nuestra casa libre de humos, ya que son muy perjudiciales para la salud de la piel.

      • Si invertimos en sábanas de algodón, suaves y sin mezclas de otros tejidos, estaremos invirtiendo en un descanso perfecto. Nuestra piel en contacto con las sábanas no solo no sufrirá, sino que transpirará mejor, nos ayudará a sudar menos y a estar más cómodos.

      • Podemos usar detergentes normales para lavar cualquier elemento textil de nuestro hogar, pero si podemos, mejor hacer un aclarado extra que elimine cualquier resto de jabón.

Con estos sencillos consejos convertiremos nuestro hogar en un reducto de paz y relax para nuestra piel con dermatitis atópica.

Dermatitis atópica: Consejos para adecuar nuestra casa a nuestras necesidades cutáneas
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *