Costra láctea y dermatitis de pañal: cómo tratarlas en bebés

El baño es bueno para la dermatitis de pañal.La costra láctea y la dermatitis de pañal son dos patologías cutáneas que sufren los bebés y que suele durar días, semanas o meses, causándoles malestares e incomodidades.

Por eso es importante que, una vez detectadas, se les dé seguimiento y se atiendan bien, a fin de contrarrestarlas pronto, en beneficio del bebé.

Costra láctea

La costra láctea o dermatitis seborreica del lactante se define como un tipo de patología cutánea que sufren los bebés y que normalmente dura una serie de meses.

Provoca la aparición de secreciones sebosas y costras, que suelen ser amarillentas, blancas o grisáceas, sobre todo en la zona de la cabeza.

Cuáles son las causas de la costra láctea

Un 10 por ciento de los bebés suelen tener costra láctea y su nombre no tiene nada que ver con que la sufran sólo niños que estén alimentándose a base de leche. Suele surgir por un desequilibrio del nivel graso de la dermis, que sufre un trastorno.

También puede afectarle el “hongo malassezia”, que se reproduce en el sebo junto con otras bacterias y provoca la aparición de la costra.

Además, también influye que la madre haya padecido dermatitis seborreica, las temperaturas excesivamente altas, algunos hábitos excesivos de higiene o el hecho de sufrir otras patologías cutáneas, como dermatitis atópica, por ejemplo.

Cuáles son los síntomas de la costra láctea

  • Capa de costra escamosa fina y localizada en zonas concretas, como sobre la cabeza o las cejas. A veces también aparece en orejas, pestañas, nariz, cuello o axilas.
  • Zonas grasas o aceitosas de la piel, en ocasiones con escamas blancas o amarillentas.
  • En un bajo porcentaje los bebés también tienen la piel un poco irritada y con picor.
  • A veces se les cae el pelo en las zonas de las costras, pero después les vuelve a crecer cuando desaparecen.

Aspectos a tener en cuenta sobre la costra láctea

  • Lo habitual es que los bebés no sientan ni picor ni dolor por las costras, por lo que no hay que estar preocupados.
  • No hay que alarmarse en exceso ya que si la costra láctea está controlada, sólo es un problema estético. En el único caso en el que hay que preocuparse e ir al pediatra de nuevo es si las costras se extienden en exceso, si se agrietan o si se infectan, en cuyo caso los bordes se enrojecen y pueden supurar.
  • Nunca hay que intentar arrancar las costras en seco de ninguna forma. En todo caso, hay que ablandarlas con vaselina, leche de almendras o alguna crema muy oleosa media hora antes del baño y luego frotar de forma muy suave con la esponja jabonosa y champú para ir desprendiendo las costras con mucho cuidado.
  • Es fácil que las costras desaparezcan a los pocos meses, por lo que no hay que desesperarse. Es mejor tener paciencia, tratar de retirarlas si así se desea con cuidado y cariño y dejar que pase el tiempo.
  • Las costras no son síntoma en ningún caso de falta de higiene.
  • No son contagiosas, así que los papás pueden estar tranquilos para dejar que el bebé esté con otros niños sin problemas.

Dermatitis de pañal: remedios para la dermatitis en bebés

dermatitis de pañalEn relación a la dermatitis de pañal, otra patología cutánea, es importante saber diferenciarla de otras alteraciones de la piel, como pueden ser:

  • Dermatitis por roce (que cambia cuando se le pone al niño la talla correcta de pañal).
  • Dermatitis de contacto de base alérgica.
  • Dermatitis por hongos.
  • Dermatitis seborreica o por infección bacteriana.
    Cuando un bebé padece este tipo de dermatitis suele ser por varias razones:
  • Por muy buena que sea la calidad del pañal comprado, es posible que pueda haber cierta humedad en la zona, que irrita la piel, sobre todo cuando el bebé ha hecho pis o caca.
  • Frecuencia de cambiado de pañal.
  • Los perfumes y productos químicos que contiene el pañal pueden ser motivo de irritación para esa piel tan delicada.
  • Una infección de hongos o bacterias, muy fáciles de desarrollar debido a la humedad de la piel o a la toma de un antibiótico, también puede irritar la piel en exceso.
  • En ocasiones un cambio en su dieta o la inserción de productos más sólidos también puede desencadenar una reacción.

Es necesario examinar el número de días que el bebé lleva irritado, ya que si pasan más de tres días y con cambios no mejora, debemos pensar que no se trata de una dermatitis de pañal.

Remedios para la dermatitis de pañal

  • Cambiarle muy a menudo (incluso ocho veces al día) para que la piel del bebé no esté mucho tiempo en contacto con las heces y la orina y no permanezca húmedo.
  • Hay que enjuagar muy bien el área genital y las nalgas en cada cambio, a ser posible con agua templada sin jabón, para después secarle con cuidado sin frotar.
  • Es importante poner una crema para dermatitis protectora que forme una capa impermeable sobre la piel para que esté protegida de las deposiciones y la orina.
  • No utilizar detergentes fuertes o muy perfumados para lavar pañales de tela.
  • Examinar los productos de limpieza e hidratación usados en la piel del bebé para ver si pueden estar irritándole.
  • Mientras el niño esté en casa, es bueno que lleve el pañal un poco flojo o de una talla más de la suya, para que esté más ventilado y cómodo sin rozaduras.
  • Intentar en la medida de lo posible que el bebé esté sin pañal, ya que el contacto con el aire favorecerá su curación.
  • Si está muy irritado, que duerma sin pañal con un protector impermeable bajo la sábana bajera.
  • Nunca hay que ponerle al niño braguitas de plástico.
  • Es mejor no usar talco o cualquier otro producto en polvo, ya que puede complicar la situación o erosionar la piel.

En resumen: la costra láctea y dermatitis de pañal se pueden controlar en los bebés, siguiendo pautas y cuidados tanto en su higiene como en su alimentación.

Te invitamos a compartir este artículo en tus redes sociales y a estar actualizado en temas de salud, siguiendo nuestro blog.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *