Cómo cuidar la piel sensible de niños y bebés: Consejos básicos

qué es la dermatitis de pañal y cómo afecta a los bebésTener la piel sensible puede ser engorroso para un adulto, ya que en ocasiones no sabe qué hacer para mantenerla a raya. La situación se vuelve aún más difícil si es un bebé o un niño quien tiene la epidermis sensible, por lo que los padres deben ayudar a sus hijos a cuidar su piel para que no sufran más de lo habitual.

He aquí algunos consejos que los padres pueden seguir para que los pequeños de la casa convivan lo mejor posible con una piel susceptible de irritarse en exceso.

8 Consejos básicos para el cuidado de la piel sensible en niños y bebés

–          Los niños y bebés deben llevar siempre las uñas cortas, para evitar que se rasquen y se hagan daño si tienen picores. Si se detecta que se rascan por la noche, hay que ponerles unos guantes finitos para que duerman con ellos.

–          La humedad escasa, las temperaturas altas en exceso o muy bajas y los contrastes de la misma deben ser evitados.

–          Aunque puede ser un momento muy apetecible y agradable para grandes y pequeños, es conveniente no alargar los baños. Además, hay que cuidar que la temperatura no esté ni muy alta ni muy baja y los geles de baño deben tener un pH un poco ácido sin irritantes y adecuados para las pieles sensibles.

–          Tampoco es bueno bañar cada día a los bebés y en ocasiones se puede usar solo agua para no alterar su piel.

–          Tras el baño nunca hay que secarles frotando, sino dándoles ligeros toques con una toalla suave de algodón, lavada sin detergentes abrasivos ni suavizante. Hay que asegurarse de que no quede humedad en los pliegues de las extremidades y en los dedos.

–          Es recomendable hidratar la piel con una crema emoliente, a ser posible con ácidos grasos omega en su composición. En ocasiones, se tendrá que repetir la rutina de la crema varias veces durante el día, momento que puede aprovecharse para dar un masaje relajante al pequeño.

–          Los expertos recomiendan usar pañales desechables de fibras orgánicas o lavables de tela para evitar irritaciones y alergias, sin apretarlos mucho para que no compriman la piel. Se deben cambiar en cuanto notemos que el niño ha hecho caca o pipi para evitar que se queden en contacto con su cuerpo, por muy absorbentes que sean sus pañales.

–          Aunque puede ser una tentación comprarle ropa bonita a nuestros hijos, es necesario comprar ropa de algodón orgánico natural sin añadidos de fibras sintéticas, que quizás no coincide con nuestros gustos en moda infantil, pero la piel se lo agradecerá. Es importante lavar la ropa antes de que se la ponga con jabones naturales.

Controlando los factores que pueden desencadenar una crisis con la epidermis de los pequeños y además tomando precauciones para darle confort y comodidad, es posible hacer más agradable la convivencia de los niños y bebés con las pieles sensibles.

Cómo cuidar la piel sensible de niños y bebés: Consejos básicos
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *